Una enfermedad catalogada como rara -la cistitis intersticial - obliga a Raquel Caballero, de 34 años y vecina de L'Hospitalet (Barcelona) a levantarse 10 o 15 veces por la noche y cada 15 minutos durante el día para ir al baño a orinar.

 

Esta enfermedad la padecen muy pocas personas por lo que apenas se investiga en ella
Esta mujer tiene una patología que se caracteriza por una inflamación crónica de la vejiga y que
padecen pocas personas, por lo que apenas se investiga.

 

Dolor y ardor en la vejiga

Los síntomas son dolor, ardor en la vejiga y bajo vientre así como frecuencia y urgencia urinaria severa de día y de noche, que impide a la persona que la sufre dormir una hora seguida.

"Esto es lo que peor llevo", afirma Raquel Caballero.

No le descubrían nada

Antes de diagnosticarle la cistitis, la joven pasó por múltiples pruebas y visitó diferentes urólogos que no consiguieron encontrarle la explicación exacta a su enfermedad.

Los médicos le atribuían la dolencia a una infección de orina o a problemas como el estrés, asegura la enferma, quien corroboró que "no existe una prueba específica" para determinar esta anomalía y la única solución es pasar por "varias pruebas" para "descartar" otras infecciones.

Los afectados suelen pasar también por atención psicológica. "Te trastorna el hecho de tener que depender de un lavabo", afirma Raquel que asegura que "hay personas que piensan que hubiera sido mejor ser diagnosticado de otra enfermedad" de tipo maligno.

Raquel Caballero tiene la baja debido a la imposibilidad de trabajar con regularidad por lo que su actividad diaria consiste en ayudar a los que como ella sufren de esta patología que le obliga a frenar cualquier tipo de trabajo para ir a orinar.

Para asesorar a los enfermos y ofrecerles apoyo moral hace menos de un año que se puso en marcha la Asociación Catalana de Afectados de Cistitis Intersticial (Acaci). El teléfono de esta asociación es el 676 46 66 30.