Cataluña fue la comunidad que más casos de maltrato policial registró en 2006, al acumular 144 denuncias, seguida de Andalucía (139), Madrid (72), Galicia (49) y el País Vasco (46), regiones que concentran dos tercios de las 610 denuncias que se presentaron el pasado año en España por este motivo.

144 personas denunciaron el pasado año haber sufrido posibles casos de tortura, casi el doble que en 2005

Estos datos aparecen en el Informe sobre la Tortura en el Estado Español correspondiente a 2006, que por tercer año consecutivo ha presentado la Coordinadora para la Prevención de la Tortura, que ha alertado sobre el "importantísimo incremento" de las denuncias conocidas en Cataluña, coincidiendo con el despliegue de los Mossos d'Esquadra en el territorio.

En esta comunidad, un total de 144 personas denunciaron el pasado año haber sufrido posibles casos de tortura, una cifra que casi dobla la de 2005, en que se contabilizaron 77 denuncias, según ha explicado la portavoz de la Coordinadora, Begoña Casado, que ha resaltado que la mayor parte de este aumento se ha producido en Barcelona ciudad, que ha pasado de 60 a 129 denuncias, un 115% más.

Casado ha señalado que este notable incremento de denuncias en territorio catalán ha coincidido con el despliegue de la policía autonómica en la ciudad de Barcelona, y se explica en parte por el hecho de que "la sociedad catalana está muy organizada y se atreve a denunciar".

Acusaciones por zonas

Pese a todo, en Cataluña el Cuerpo Nacional de Policía acumula la mayor parte de las denuncias, con 68, seguido de los Mossos, con 50, las policías locales, con 16 y la Guardia Civil, con 4, mientras el resto corresponde a los funcionarios de prisiones.

En Galicia, el número de denuncias ha aumentado un 133%

Igualmente importante es el aumento de denuncias que se ha producido en Galicia, donde se ha pasado de 21 acusaciones en 2005 a 49 en 2006, lo que supone un aumento del 133%.

En el sentido contrario, destaca la disminución de denuncias en el País Vasco (46) y Navarra (17), que han descendido casi a la mitad debido, según Casado, a la reducción de detenciones en régimen de incomunicación producidas en 2006.

Entre las regiones que menos denuncias acumulan se encuentran Cantabria (2), Castilla-La Mancha (3), Murcia (3), Extremadura (3), Asturias (5) y La Rioja, la única comunidad de la que no se han recibido denuncias.

De las 610 acusaciones presentadas en el conjunto de España, la mayoría se atribuyen al Cuerpo Nacional de Policía (270), seguido de las policías locales (133), las policías autonómicas (84), la Guardia Civil (50) y los funcionarios de prisiones (73), entre otros cuerpos de funcionarios.

Por grupos, aquellos que han presentado más denuncias han sido los integrantes de movimientos sociales (186), los inmigrantes (109), los miembros del movimiento sindical (82), los presos (74) y los detenidos en régimen de incomunicación (6).

4.196 en los últimos seis años

Begoña Casado ha explicado que con las 610 personas que en 2006 denunciaron torturas o maltratos se elevan a 4.196 el número de denuncias presentadas en España por estas circunstancias en los últimos seis años.

Estaríamos hablando de casi 700 personas por año, casi dos al día

"Estaríamos hablando de casi 700 personas por año, casi dos al día, lo que nos hace hablar de la existencia de situaciones de tortura y maltratos de manera diaria", ha indicado Casado, que ha subrayado que la principal conclusión que se puede extraer del informe es que "la práctica de la tortura persiste en el Estado español".

En cualquier caso, ha recordado que en este informe no se recogen todas las situaciones conocidas, ya que "se ha excluido" un importante número de casos por diversas razones, unas veces a petición expresa de las personas agredidas, o porque la información recibida era insuficiente o no estaba suficientemente contrastada, lo que le hace pensar que el número real de denuncias es mucho mayor.