El consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente, Modesto Lobón, ha explicado que según la información preliminar que se recoge en el documento inicial estratégico que ha presentado el promotor del proyecto de unión de las estaciones de esquí de Candanchú, Astún y Formigal, en el Pirineo oscense, las afecciones ambientales "son superables".

No obstante, según ha expuesto ante la Comisión de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente de las Cortes de Aragón, es un "momento prematuro para responde con detalle" a esta cuestión, por el estado procedimental en el que está el proyecto" y ha anunciado que "en breve fecha" se aprobará en Consejo de Gobierno su declaración como Plan de Interés General de Aragón (PIGA).

Una vez que se posea ese documento, "tiene que pasar por un largo proceso, de un año aproximadamente, de consultas públicas, transformación del propio PIGA con la recomendaciones iniciales que haga el Instituto Aragonés de Gestión Ambiental (INAGA), para luego volver al Consejo de Gobierno y de nuevo al INAGA" y así "estén todas la garantías medioambientales" del proyecto, ha apuntado el consejero.

En respuesta a la petición de comparecencia solicitada por CHA, Lobón ha relatado que la zona de actuación "no afecta a ningún espacio protegido, ni a ninguna zona periférica de influencia", si bien se tendrán en cuenta los espacios naturales protegidos más cercanos, que son el Parque Natural de los Valles Occidentales, el Monumento Natural de los Glaciares Pirenaicos, el macizo de Balaitus y el macizo de los Infiernos.

Igualmente, el INAGA deberá determinar cómo repercute al Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) de Anayet-La Partacua, que se inició en 2006, pero no está aprobado, mientras que sobre la afección a espacios de la Red Natura, Lobón ha dicho que hay una Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) en el espacio sobre el que se actuaría, la denominada Los Valles.

Por ella pasarían tres remontes, los que unirían Candanchú con Astún, Río Setas con Candanchú y Canfranc con Río Setas, algo que también deberá estudiar el INAGA, si bien el consejero ha puntualizado que esta ZEPA "ya incluye los actuales dominios esquiables de Astún y Candanchú y sus urbanizaciones y funciona sin mayor preocupación" por lo que es un "precedente".

HUMEDALES

Lobón ha precisado que el proyecto no afecta a ningún humedal, aunque sí hay próximos varios ibones, como los de Anayet, una circunstancia "que se puede soslayar de alguna forma" y el INAGA "tendrá que decirlo", mientras que sí incluye "la zona de transición" de la Reserva de la Biosfera Ordesa-Viñamala, "pero muy poco", así como un punto de interés geológico en la cuenta alta del río Aragón.

El consejero también ha informado de que hay "once hábitats de interés comunitario, pero ninguno es prioritario" por lo que "en principio no es problemático y no tiene que promoverse ninguna consulta a Europa". Asimismo, ha señalado, hay 96 especies de fauna catalogadas, "de las cuáles una está en peligro de extinción, siete son vulnerables, tres sensibles y 24 de interés especial".

Lobón ha recalcado que el Gobierno considera que este proyecto "es muy interesante" y por eso va a estudiar "con detenimiento" las afecciones ambientales, "pero desde el convencimiento de que pueden ser resolubles", para defender que el medio ambiente "no puede ser una excusa para no hacer los proyecto", sino que siendo "totalmente respetuosos" con él, hay que hacer las cosas "de forma compatible".

En este sentido, ha apostado por una "política de desarrollo sostenible" que tengan en cuenta el desarrollo económico, social y medioambiental. El objetivo del Gobierno sería que con esta unión se consiguiera "el mayor dominio esquiable de Europa" para crear riqueza en la zona y financiar las obras mediante la colaboración público-privada.

En este punto, el consejero indicado que el INAGA deberá hacer un "estudio riguroso" y "puede ser que diga que no se puede hacer o que se puede hacer con unas recomendaciones", "que es lo que deseamos", si bien el Instituto "no está para cumplir la voluntad del Gobierno", ha apostillado.

Por otra parte, Lobón ha asegurado que "hay más gente a favor que en contra" del proyecto, y si bien ha lamentado de que su impulso no haya ido "más rápido, nunca es tarde si la dicha llega y queremos que llegue cuanto antes".

INSOSTENIBLE

El diputado de CHA, Joaquín Palacín, ha opinado que esta unión de estaciones es "insostenible medioambiental, social y económicamente" porque "se pretende crear el mayor dominio esquiable, cuando el número de días esquiados no aumenta" por lo que generaría una oferta "sobredimensionada".

Además, la empresa Aramón tiene una situación económica "muy mala" y "se pretende rescatar" a Astún y Candanchú "con una mentira" puesto que "el proyecto va a ser un fracaso económicamente", al tiempo que hará "daño" al territorio y supondrá una "degradación de hábitats". Por eso, ha apostado por "otro modelo de esquí", por modernizar las estaciones sin ampliarlas y "restaurar los daños medioambientales".

El parlamentario del PSOE, Alfonso Vicente, ha subrayado el apoyo de su grupo a este proyecto y ha criticado que en esta legislatura "no se haya avanzado nada" ya que "va a ser difícil" que en las próximas "tenga el apoyo político que ha tenido" ahora por lo que ha pedido "autocrítica" al consejero respecto a un proyecto "serio" y con "mucha gente del territorio pendiente de que salga adelante".

El diputado de IU, Miguel Aso, ha sostenido que el Gobierno de Aragón "intentará hacer el proyecto hasta las últimas consecuencias" y ha querido saber si se financiará "con más ladrillo", para defender la mejora de las actuales infraestructuras de esquí y apostar por los espacios naturales que también "generan riqueza", pero sin "especulación urbanísticas".

En representación del PAR, Joaquín Peribáñez, ha argumentado que el INAGA "dirá si las alternativas son posibles" y "podrá unos requisitos", para considerar que este proyecto "goza de una amplia mayoría" y recordar que durante su tramitación habrá un proceso de participación, durante el que "se podrán encima de la mesa los pros y contras".

El diputado del PP, José Manuel Cruz, ha abogado por "aunar conservación y puesta en valor de nuestros recursos naturales", para manifestar que hay que "aprovechar los recursos endógenos, como la nieve" para "generar riqueza y bienestar en beneficio de las personas" y enfatizar que es posible hacer los proyectos "con todas las garantías medioambientales".

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.