El Ayuntamiento de Logroño mantiene desde ayer tarde activado el dispositivo especial de seguridad por la posibilidad de una crecida del río Ebro, fruto del deshielo y de las últimas precipitaciones, una situación que, en principio, se prolongará hasta el próximo jueves.

Así lo ha señalado este martes la alcaldesa de Logroño, Cuca Gamarra, quien ha apuntado que "siguiendo la información puntual desde hace 48 horas, se ha activado el mismo dispositivo preventivo que se montó hace una semanas, a final de enero, por la anterior crecida del río".

Este dispositivo ha estado "pendiente" de la situación del Ebro durante toda la pasada noche y esta mañana, con alturas de "entre 4,1 y 4,2 metros" y un caudal "entre los 1.000 y los 1.150 m3/segundo", según los datos facilitados por la primera edil.

Con todo, Gamarra ha resaltado que "no ha habido filtraciones relevantes" en los lugares habituales, y ha señalado que "los datos que nos aporta la CHE, la situación parece que se va a mantener, seguirá en niveles altos hasta el jueves, por lo que el dispositivo va a seguir activado hasta entonces, y dependiendo de los fenómenos meteorológicos".

A ello ha sumado la alcaldesa que se están vigilando los márgenes del río, y la vegetación que hay en ellos, en especial los árboles de gran porte, como los chopos, "debido a la mucha humedad que hay en estas zonas, y que hacen extremar las precauciones".

Por eso, ha pedido la gente "que no se aceque a estas zonas de riesto, porque hay árboles que, por la humedad del suelo, se pueden ver vencidos por el viento". "Que se respeten las medidas que se adoptan, porque se toman por algo más allá de la curiosidad", ha concluido.

Consulta aquí más noticias de La Rioja.