El fiscal jefe provincial de Córdoba, José Antonio Martín-Caro, ha afirmado este martes que no opta a continuar en dicho cargo, después de diez años, dado que durante su etapa con responsabilidades en el ámbito asociativo, fue "defensor de la existencia de un plazo determinado para ciertos nombramientos, entre ellos el de fiscal jefe provincial, para, entre otras cosas, evitar que las personas se perpetúen en los cargos".

En un comunicado, Martín-Caro ha precisado que, "congruentemente con ello, tras dos mandatos completos y algo más de diez años como fiscal jefe provincial de Córdoba", además de algo menos de cinco años como fiscal jefe provincial de Toledo, entiende que no debe hacer lo que en su momento criticó y, por ello, no ha solicitado renovar en la plaza de fiscal jefe, cuya convocatoria fue publicada en el Boletín Oficial del Estado (BOE) el pasado 6 de febrero.

En este sentido, el todavía máximo responsable de la Fiscalía en Córdoba, ha señalado que "en breve plazo se publicará en el BOE el nombramiento del nuevo fiscal jefe Provincial de Córdoba, a quien, sea quien sea y desde este momento", ha querido manifestar su "máximo respeto y consideración".

Por lo demás, Martín-Caro ha dicho mantener "intactas" sus inquietudes profesionales y su deseo de prestar como fiscal "el mejor servicio posible a la sociedad, sea en la propia Fiscalía de Córdoba o en posibles nuevos destinos" que le depare el futuro.

Finalmente, ha querido "agradecer a todos los medios de comunicación la atención que durante estos años han prestado a la Fiscalía de Córdoba, sus integrantes y sus servicios, y que hayan sido un canal de conexión insustituible con la sociedad a la que nos debemos".

Consulta aquí más noticias de Córdoba.