El juez instructor del caso Nóos, José Castro, ha confirmado su autorización para la venta del palacete que los Duques de Palma poseen en el barrio barcelonés de Pedralbes, siempre que se comprometan a depositar en el Juzgado los 2,3 millones de euros que obtendrían por la mitad del inmueble embargada a Iñaki Urdangarin como garantía ante las responsabilidades económicas que puedan derivarse de la causa.

Mediante un auto dictado este martes, Castro desestima así la petición del Duque de poder abonar a Hacienda 253.705 euros -derivados del impago del IRPF de 2009- con los fondos que obtendría con la operación inmobiliaria.