La abogada Rosario Porto ha sido trasladada en la mañana de este martes desde la prisión coruñesa de Teixeiro, en la que permanece junto a su exmarido, Alfonso Basterra, a la espera del juicio por la muerte de su hija adoptiva Asunta, hasta su vivienda de Teo (A Coruña) tras haber denunciado un robo en su residencia de Montouto.

Según han explicado a Europa Press fuentes de su defensa, que ejerce el abogado José Luis Gutiérrez Aranguren, el pasado 6 de febrero se registró un supuesto robo en la vivienda de Porto en Montouto, por lo que el día 8 pidió al juzgado y a la prisión que la dejasen ir hasta el lugar porque "ella sabe lo que hay allí".

Por ello, Rosario Porto ha sido llevada en la mañana de este martes durante unas horas hasta la casa de Montouto, en el municipio coruñés de Teo, acompañada por agentes de la Guardia Civil desde la prisión de Teixeiro.

Este traslado para comprobar lo sucedido en la vivienda se produce después de que el juzgado haya notificado al abogado de Porto que "se autorizaba" el traslado de ésta hasta Teo.

Ésta no es la primera vez que la madre de Asunta sale del centro penitenciario de Teixeiro, donde permanece desde su detención a finales de septiembre de 2013 por la muerte de su hija adoptiva, ya que ha salido, escoltada, en varias ocasiones para reconocimientos médicos y para realizar, junto al juez de instrucción, una reconstrucción de lo que hizo el día de la desaparición y muerte de la menor.

La vivienda de Montouto ha sido objeto, además, de varios registros policiales durante la instrucción de la causa sobre la muerte de la menor, así como los pisos de los padres. En esta casa de Teo se localizaron, entre otras pruebas, trozos de una cuerda naranja que también se encontró junto al cuerpo de Asunta y que, presumiblemente, se utilizó para atarla.

Sin novedades

Por otra parte, fuentes de la defensa de Porto han señalado a Europa Press que el proceso por la muerte de la niña sigue "sin novedad" a la espera de que la Audiencia Provincial de A Coruña resuelva un recurso pendiente antes de fijar la fecha del juicio.

De hecho, en un auto del pasado 30 de enero la Audiencia puntualizaba que el señalamiento de la celebración del juicio, que "es cada vez más inminente", se encuentra "pendiente en este momento de la resolución de los recursos de apelación formuladas por las defensas frente al auto de la magistrada-presidenta que decide sobre las cuestiones previas".

Además, en sendos autos del pasado 30 de enero, la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña, con sede en Santiago, denegaba de nuevo la petición de libertad de los padres de la niña Asunta Basterra Porto, Rosario Porto y Alfonso Basterra, porque considera que existe "riesgo de fuga" ante la "inminencia del juicio oral" que sentará en el banquillo a ambos acusados de un delito de asesinato.

Sobre el riesgo de fuga argumenta de nuevo "la gravedad de las imputaciones" y precisa que "se acrecenta por las facilidades económicas y de relaciones que la recurrente tiene para ausentarse al extranjero", a lo que suma la "inminencia del juicio oral como elemento clave".

Asunta Basterra, de 12 años, falleció en la tarde del 21 de septiembre de 2013. Las pruebas practicadas determinaron que la muerte se había producido por asfixia y que, anteriormente y durante meses, la niña había ingerido un ansiolítico, Orfidal, que anuló su voluntad antes de ser asesinada.

Para los padres de Asunta la acusación popular pide 20 años de cárcel por un delito de asesinato, una pena que la Fiscalía rebaja a 18 años de prisión. Mientras, las defensas, que mantienen que existe un plan para implicar a los padres, piden la libre absolución.

Consulta aquí más noticias de A Coruña.