El comité de empresa de Povisa ha solicitado al Sergas y a la Xunta que impidan la subcontratación de personal de servicios sanitarios en el hospital, tal y como pretende la empresa, en el marco de su plan para ejecutar un Expediente de Regulación de Empleo que implicará el despido de 56 personas.

La portavoz de los trabajadores, Chus Neira (CIG), ha recordado que el último concierto firmado entre este hospital privado y la Consellería de Sanidade contempla que no puede haber subcontratación de personal, salvo con autorización del Sergas y, aún así, "solo en servicios accesorios, que no tienen que ver con la sanidad".

Por ello, el comité reclama a la Xunta que impida la ejecución del ERE, que contempla, además de los despidos, la subcontratación de personal en el área de rehabilitación. En ese sentido, Neira ha lamentado que los trabajadores han pedido una reunión con responsables de Sanidade y que todavía no tienen respuesta. "Es increíble que no reciba al comité para tratar un tema tan grave, que va a repercutir en las condiciones laborales y también en la atención a los usuarios", ha apuntado.

Chus Neira ha explicado que este miércoles habrá una reunión con la dirección de la empresa, que debe responder a la oferta hecha por los trabajadores sobre la recolocación de personal para impedir los despidos. Así, el comité ha plantado dos alternativas: o bien recolocar a los empleados que Povisa pretende despedir, o bien reorganizar las jornadas, de manera que se concentren las 35 horas de trabajo semanales en cinco días.

Denuncia en juzgado

El próximo sábado se agota el plazo del período de consultas para la ejecución del ERE. Si se llega a ese momento sin acuerdo, lo que parece bastante probable, la empresa tiene 15 días para comunicar su decisión y comenzar a ejecutar la regulación.

Si ocurre eso, Chus Neira ha anunciado que el comité presentará denuncia en el juzgado, y "será un juez el que determine si el ERE va adelante o no". Además, ha recordado que las medidas propuestas por la empresa suponen un ahorro de un millón de euros, cuando las pérdidas previstas por Povisa para 2015 son de 5 millones. "No nos salen las cuentas", ha indicado Neira, quien ha recordado que otras medidas ya implantadas, como los anteriores 60 despidos o las reducciones de jornada, no han servido para ahorrar en gastos de personal, sino todo lo contrario.

Consulta aquí más noticias de Pontevedra.