El concejal de Emergencias del Ayuntamiento de Lorca, Eduardo Sánchez, ha recordado las recomendaciones para antes, durante y después de un terremoto, tras registrar la pasada noche y esta madrugada dos temblores de 2,7 y 2,1 grados en la escala de Ritcher. Así, ha explicado que "aunque se han recibido llamadas comunicando que se han notado no se han detectado daños".

Asimismo, Sánchez ha trasladado las recomendaciones básicas habituales para protegerse de los terremotos, que siempre es conveniente tener en cuenta en nuestro día a día.

Antes de que se produzcan, hay que tener preparados un botiquín de primeros auxilios, linternas, radio a pilas, pilas y algunas provisiones en sitio conocido por todos, además de saber cómo desconectar la luz, el gas y el agua.

Hay que prever un plan de actuación en caso de emergencia y asegurar el reagrupamiento de la familia en un lugar seguro, así como confeccionar un directorio telefónico para, en caso de necesidad, poder llamar a los servicios de emergencias, bomberos, asistencia sanitaria o policía. Aunque siempre se puede recurrir al '1-1-2' como central de emergencias.

No colocar objetos pesados encima de muebles altos, fijar bien a las paredes muebles como armarios, estanterías y sujetar aquellos objetos que pueden provocar daños al caerse, como cuadros, espejos, lámparas, productos tóxicos o inflamables, así como revisar la estructura de su vivienda y, sobre todo, asegurar que chimeneas, aleros, revestimientos y balcones tengan una buena fijación a los elementos estructurales son otros de los consejos.

Durante un terremoto, si el terremoto no es fuerte, tranquilizar y en caso de que lo sea, mantener y transmitir la calma y agudizar la atención para evitar riesgos.

Si se está dentro de un edificio, quedarse dentro; si está fuera, permanecer fuera. El entrar o salir de los edificios sólo puede causarle accidentes.

Dentro de un edificio hay que buscar estructuras fuertes y no utilizar el ascensor y nunca huir precipitadamente hacia la salida, así como apagar todo fuego; y fuera, alejarse de cables eléctricos, cornisas, cristales, pretiles y no acercarse ni penetrar en los edificios para evitar ser alcanzado por la caída de objetos peligrosos.

Después de un seísmo de gran intensidad, guardar la calma y haga que los demás la guarden, además de impedir cualquier situación de pánico; comprobar si alguien está herido y prestarle los auxilios necesarios. Los heridos graves no deben moverse, salvo que tenga conocimientos de cómo hacerlo.

Ante cualquier anomalía o duda, cerrar las llaves de paso generales y comunicarlo a los técnicos o autoridades; no utilizar el teléfono y hacerlo solo en caso de extrema urgencia. Conectar la radio para recibir información o instrucciones de las autoridades.

Apagar cualquier incendio, si no pudiera dominarlo contacte inmediatamente con los bomberos. Después de una sacudida muy violenta salir ordenada y paulatinamente del edificio, sobre todo si éste tiene daños; alejarse de las construcciones dañadas; después de un terremoto fuerte seguir las réplicas que pueden ser causa de destrozos adicionales, especialmente en construcciones dañadas. Permanezca alejado de éstas.

Hay que colaborar con los servicios de emergencias y actuar según las normas o recomendaciones ante Emergencias Sísmicas y las directrices de los servicios de emergencias; e informar a las autoridades de los destrozos graves en edificaciones, sobre todo de aquellas que amenacen con derrumbarse en zonas de tránsito.

Comunicar la existencia de material peligroso o cualquier hecho que amenace con aumentar o desencadenar más daños; trabajar junto a los servicios de emergencias y bajo sus órdenes. La coordinación es imprescindible.

Atender las llamadas que hagan las autoridades, no acudir a las zonas afectadas si no se le solicita y curiosear es peligroso y dificulta las labores de socorro. No utilizar el coche, ya que hay peligro de accidentes e impide las ayudas externas.

Consulta aquí más noticias de Murcia.