Rajoy y Camps se dan un baño de valencianismo
Francisco Camps y Mariano Rajoy. (Bruque / Efe).
Las negras nubes amenazaron ayer durante todo el día el mitin central del PP en la plaza de toros de Valencia, pero sólo descargaron minutos antes de que Mariano Rajoy, Francisco Camps y Rita Barberá hicieran acto de presencia sobre el ruedo.

 

Pero no fue obstáculo para que 20.000 militantes y simpatizantes abarrotaran el coso valenciano con banderas españolas, de la Comunitat, del partido y hasta de Europa, porque ésas son las "que amamos", dijo Camps.

Afloraron las señas identidad de la Comunitat porque según los candidatos "son los únicos que las defienden.
Durante la gran fiesta mitin del Partido Popular afloraron las "señas de identidad" de la Comunitat, como la lengua y la senyera, porque "somos los únicos que las defendemos", en alusión a un posible "tripartito", epicentro de los discursos.

Rita Barberá se sintió ayer como una novia a las puertas del sí, quiero y restó importancia al mal tiempo bajo el lema aplaudido Mitin lluvioso, mitin dichoso. Criticó al Gobierno central porque "en tres años no han traído agua" a la Comunitat ni han ayudado económicamente para la Copa del América. También aprovechó para animar a sus compañeros de partido. "Paco, en cinco días vas a ser presidente. Y tú también, Mariano", espetó.

"El mejor acto de mi vida"

Rajoy animó "a todos a votar" y ensalzó a los candidatos del PP a la reelección, al tiempo que calificó el mitin de ayer como "el acto más emotivo"  de su vida. Afirmó que recibirá a Camps "el primero" cuando llegue a la Moncloa para hablar de infraestructuras, AVE, agua...

Dinos... qué pides a los candidatos

Cuéntanoslo en... e-mail nosevendevalencia@20minutos.es correo Xàtiva, 15, 8 A; 46002 Valencia o en www.20minutos.es

Ellos, clonados, y Rita barre con el rojo

Francisco Camps y Mariano Rajoy apostaron ayer por el mismo color de chaqueta, marrón claro, como si compartieran modisto. Rita Barberá no se salió del rojo alcaldesa. Fue una de las más aplaudidas por la concurrencia, que horas antes poblaba las gradas paraguas y chubasquero en mano. El acto congregó a consellers, alcaldes y caras conocidas. No faltó la música y la traca.