Cómo acabar con el atasco de tráfico en la capital
Tráfico intenso en Circunvalación, que no da más de sí. (M. Mesa)
Las campañas electorales también tienen su moda. Y ahora lo que se lleva es prometer un tranvía. Los tres partidos políticos granadinos con mayor representación (IU, PSOE y PP) llevan en su programa el llamado metro ligero en superficie. Eso sí, conectado con una línea de metro que, de momento, sólo existe en los papeles.

Todas las formaciones políticas hablan de movilidad sostenible, que no es otra cosa que quitar vehículos, ganar espacio para el peatón y con ello reducir la contaminación. Cada uno lo presenta de forma distinta, pero están de acuerdo en que el tráfico en el centro y los atascos tienen que desaparecer.

El PP promete, además, crear una decena de aparcamientos de borde, que junto a los del Peñón del Tigre, Camino del Monte, Zenete (Albaicín y Sacromonte), cercanías de Los Mondragones, Estadio de la Juventud o en la calle Santiago (Realejo), dejarían a Granada hueca. Los socialistas se inclinan por crear microbuses eléctricos que no contaminen por toda la ciudad y conectados a un tranvía y a un metro, aún  inexistentes. También quieren carriles para los autobuses del área metropolitana y un billete único para todos estos posibles transportes.

IU es más deportista y apuesta por el uso de la bicicleta con aparcamientos gratuitos y vías exclusivas, además de redes peatonales que unan los barrios.
La finalidad está clara: a partir del lunes habrá que dejar el coche en casa.