La izquierda radical intentó reventar el pleno celebrado ayer por la mañana en el Ayuntamiento de San Sebastián para protestar por la ilegalización de parte de las listas de ANV. Cuarenta radicales interrumpieron el acto al al grito de «Pucherazo no» y «Democracia para Euskal Herria», y tuvieron que ser desalojados por la Policía.

Otros ocho simpatizantes abertzales irrumpieron con similares consignas en el mitin que el alcalde de Bilbao y candidato a la reelección, Iñaki Azkuna, del PNV, ofreció en la capital vizcaína. El suceso se saldó con la detención de un joven de 23 años.

Entre quienes intervinieron en San Sebastián estaban los ex concejales de la ilegalizada Batasuna Iñigo Balza y Joseba Ibazeta. Esto se produjo un día después de que ANV hablara de «pucherazo» al referirse a la ilegalización de parte de sus listas electorales.

Al inicio del pleno extraordinario, docenas de personas comenzaron a corear consignas en euskera. La presidenta del pleno, Susana Corcuera, pidió a estas personas que abandonaran la sala y, ante su negativa, fueron expulsadas una a una por la fuerza por agentes de la guardia urbana, mientras gritaban frases como «Ésta es vuestra paz» y «Ayuntamiento de San Sebastián, fascista». Tras la interrupción, que se prolongó durante diez minutos, se siguió con el orden del día previsto.

«Falta de legitimidad»

Batasuna también volvió a manifestar su desacuerdo, esta vez por boca de Pernando Barrena. El dirigente de la ilegalizada formación dijo en Pamplona que estas elecciones no son válidas y que habría que convocar otras municipales y forales en el País Vasco y Navarra con presencia de la izquierda abertzale, «en el plazo más breve» posible.

Mientras eso sucede, Barrena pidió al resto de partidos que no «usurpen» cargos que no les corresponden y reclamó el voto para ANV.

Aznar arremete contra Zapatero

El terrorismo sigue enfrentando al PSOE y PP. Ayer el ex presidente del Gobierno José María Aznar acusó en Calatayud a Zapatero de haber estado negociando con ETA desde el año 2002, incluso cuando se estaban produciendo asesinatos. «Es difícil encontrar un ejemplo de deslealtad tan grande», señaló, porque «con los terroristas no hay nada que negociar». Aznar advirtó en su discurso de que en las elecciones del 27 de mayo «cada voto que no vaya al PP será un voto para que ETA esté en las instituciones».