Bajo sospecha
Una imagen de la serie 'Bajo Sospecha'. Atresmedia

La desaparición de una niña en el día de su comunión. El ambiente sofocante de un pequeño pueblo español (Cienfuegos) y una pareja de policías infiltrados –interpretados por Blanca Romero y Yon González- condenados a entenderse. Esta es la tarjeta de presentación de Bajo Sospecha, la nueva serie de Antena 3 que aterrizará este martes en el prime time de la parrilla.

Las primeras imágenes de la producción dan más pistas sobre sus intenciones: miradas pausadas sobre los personajes; una música que vertebra emociones, envolviendo todo en sombras, y una historia policial "que no es ni de acción ni de pistolas", adelantaba en la presentación de la ficción uno de sus protagonistas, Lluis Homar, antes de definirla como una producción "de atmósferas".

Producida por Bambú, la nueva apuesta de Atresmedia, que promete "intriga y suspense", también cuenta en su elenco con rostros conocidos como los de Alicia Borrachero, Armando del Río, Melani Olivares, José Ángel Egido o Gloria Muñoz.

Bajo sospecha sustituirá en la programación a En tierra Hostil, que se toma un descanso para completar los espacios de claves que completan sus reportajes, según ha explicado Antena 3.

Asimismo, se enfrentará en la parrilla a otra ficción, The Strain (Cuatro), así como al exitoso talent show Levántate (Telecinco) y a la película Lágrimas al sol de La 1, entre otros.

Un género "en boga"

"Bajo Sospecha se adentra en otros territorios de la ficción. Este género policial es tendencia mundial", opinaba hace unos días Sonia Martínez, directora de Ficción de Atresmedia, en unas declaraciones a Vertele.

En el último lustro, los dramas policiales de sabor sombrío  y con gusto por detenerse, sin prisas, en la psicología de sus protagonistas, han inspirado numerosas contenidos. Desde los países escandinavos, llegaron no hace tanto The Killing (2007), que inspiró una serie estadounidense, y Bron/Broen (El puente) (2011). En 2013, desde Gran Bretaña, Broadchurch recogía el suspense y la poesía de las anteriores y recreaba, a través de una pareja de policías mal avenidos, la desaparición de un niño en un pequeño pueblo de la costa. Los paisajes rurales e inquietantes de la América profunda fueron el escenario de True Detective en 2014. En el cine, la recientemente premiada La isla mínima viaja a las marismas infinitas del Guadalquivir para investigar un crimen e ir desmenuzando la realidad de sus dos protagonistas.