'JSP', 2014
Una de las obras recientes del artista estadounidense Christian Rex van Minnen

La técnica es impecable, cada obra sobresale por tener una iluminación clásica propia de la edad de oro de la pintura flamenca y holandesa. El pintor estadounidense Christian Rex van Minnen probablemente ha heredado de sus antepasados europeos el gusto por recrearse en las texturas, en la caída de las telas o en el brillo de una generosa melena.

Los retratos y bodegones, sin embargo, son escalofriantes, deformes e incomprensibles, como si la pintura del siglo XVII se hubiera estrellado contra el surrealismo. "Obtengo todo tipo de reacciones", dice el autor, que contempla a menudo cómo el público empieza admirando la destreza pictórica y termina obviando lo escabroso o (en el extremo opuesto) confesando que tiene que dejar de mirar.

Habla de su arte como "hermoso, repulsivo y emotivo". En una salvaje distorsión de la anatomía humana, muchas veces les quita a sus personajes los ojos y la boca porque considera que así es más fácil para el espectador contemplar la tremenda rareza de lo que tiene delante, sin que el sujeto le devuelva la mirada. Pinturas como Piggy Boy (Niño cerdito) o Duck Face (Cara de pato) convierten el rostro en amasijos de carne, arrugas y protuberancias ilustrados con un estricto realismo.

Carne y tatuajes

Con el afán de explorar texturas, se está aficionando cada vez más a dibujar tatuajes sobre la piel de sus personajes y considera As Above, So Below (Como arriba, tan abajo) uno de sus cuadros recientes más queridos. "Es una de las pinturas que más me han desafiado y que más me han satisfecho. (...) Es un detalle más o menos ampliado centrado sobre todo en la carne y los tatuajes".

En los bodegones, pinta alimentos supurantes y corrompidosVan Minnen crea en sus trabajos una tensión constante "entre la atracción y la repulsión". En los bodegones, en lugar de frutas, piezas de caza y ornamentadas piezas de vajilla, el artista pone sobre la mesa extraños objetos —difíciles de clasificar como orgánicos o inertes— o alimentos que parecen conocidos, pero extrañamente supurantes y corrompidos para que no sean deseables.

Cuando se trata de influencias, es un libro abierto. "Rembrandt, H.R. Giger y Max Ernst", responde cuando se le pide que escoja a tres artistas decisivos en su trabajo. La maestría del todopoderoso holandés, la imaginación amenazante del creador de la criatura de Alien y las visiones automáticas del surrealista se encuentran con facilidad en cada obra, pero como si el estilo de los tres autores se hubiera mezclado en un experimento científico.