El actor ha recuperado su derecho de visitas sobre sus dos hijas después de que un tribunal lo suspendiera por su supuesto alcoholismo.