Amparo Baró «Los de mi edad me parecen muy aburridos»
Amparo Baró.
Presenciamos un día de rodaje de su nueva serie. Al terminar, Amparo nos emplaza a salir al aire libre. Prefiere hacer la entrevista en la calle. Nos invita a sentarnos en un escalón.

¿Cómo es este internado?

Es una serie muy curiosa, con guiones muy buenos.

Es la directora del centro.

¡No! El director es Luis Merlo, yo soy la gobernanta, la que está a cargo del personal.

Sé que le da coraje, pero... ¿Su personaje tiene algo de la mítica Sole?

Esperemos que sea otro tipo de personaje nuevo porque si no... Se supone que soy actriz.

¿Y qué significa eso?

Imaginarse algo y hacer creer a los demás que lo eres. Ser actriz no tiene más.

Hay quien en vez de inventarse el personaje se lo cree y se vuelve medio loco...

Eso son tonterías. Entonces si interpreto a una borracha, tengo que ir bebida por el mundo dando tumbos... Lo que más ayuda son los textos.

¿Y si los guiones no son buenos?

Pues no hay nada que hacer... Bueno, a no ser que seas Fernando Fernán Gómez, que es capaz de salvarlo todo además de aprenderse una agenda de teléfono en un par de horas.

De usted no sólo se dice que es buena actriz, sino que se insiste en lo buena persona que es.

¡Qué equivocados están! (risas). Yo no soy una excelente persona. Soy casi buena, casi mala, casi tonta, casi lista. Soy lo que estos 70 años han hecho de mí.

Javier Cámara se emociona cuando habla de usted y dice que todos la adoran.

¡Ay, mi Javi! Yo a él también le quiero, pero no es verdad que me lleve bien con todo el mundo. Intento hacerlo, pero no puedes llevarte bien con toda la gente.

Es toda una autoridad entre los actores que trabajan con usted.

No creo que sea yo elemento de autoridad de nadie. Sí es verdad que desde que soy vieja me pego más a la gente joven, todo lo contrario que cuando era joven, que siempre me pegaba a los mayores. Los de mi edad siempre me parecieron muy aburridos.

¿Es usted creyente?

Por supuesto. Rezo cada noche a mi madre desde que me falta.

¿Y qué le pide?

Pido que ella esté bien, y que yo no le dé mucho la lata. Que cuando me llegue mi momento, sea rápido.

¿Cuáles son sus miedos?

Desde que perdí a mi madre, lo más grande que he tenido, no le tengo miedo a nada.

Bio

Es catalana, está soltera y tiene 70 años. Su primer trabajo fue bajo la dirección de Adolfo Marsillach.