La compañía Renfe ha iniciado pasadas las 4 de esta madrugada el traslado de los pasajeros cuyos trenes se han visto afectados por el temporal de lluvia, que obligó ayer a la suspensión del tráfico ferroviario en las líneas Madrid-Andalucía, Madrid-Levante y Levante-Andalucía.

Los viajeros de tres trenes estacionados en Alcázar de San Juan (Ciudad Real) y de dos parados en Albacete serán trasladados a Ciudad Real en otro convoy, desde donde viajarán a Madrid por la vía del AVE, según una portavoz de Renfe.

El resto de los pasajeros, entre ellos los que viajan a bordo de los ferrocarriles con destino a Murcia y Madrid, serán conducidos en autocares a cargo de Renfe hasta sus destinos, agregó la misma fuente.

Noche interminable en la vía 

Nueve trenes, de los once que anoche resultaron afectados por las inundaciones que se produjeron tras una fuerte tromba de agua que cayó en el centro de la Península, permanecieron esta madrugada parados en distintas estaciones de Madrid y Toledo.

Así informaron fuentes de Renfe, que aseguraron a 20minutos.es que podemos estar hablando de cerca de 800 pasajeros afectados.

De momento permenecen en los trenes y si no se les puede trasladar a casa trataremos de buscarles alojo para la noche

Los pasajeros permanecieron en los trenes a la espera de regresar a sus hogares, ya que, según confirmaron fuente de Renfe a 20minutos.es, Proteción Civil recomendó no hacer dicho traslado ni siquiera por carretera.

"De momento permenecen en los trenes y si no se les puede trasladar a casa trataremos de buscarles alojo para la noche", aseguraron desde Renfe, a primera hora.

Dichas líneas están afectadas debido a la inundación de un tramo de 28 kilómetros comprendido entre las localidades de Huerta de Valdecarábanos y Tembleque, que interrumpió el servicio ferroviario a su paso por esa zona sobre las 20:45 horas.

Un portavoz de la empresa Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) explicó que la intensa lluvia que sigue cayendo no permite el adecuado drenaje de las vías, por lo que los técnicos no pueden revisar el estado en que se encuentran.

"La lluvia cae a más ritmo del que se drena, por lo que los técnicos de Adif aún no pueden comprobar si la vía es segura y viable", agregó dicho portavoz, quien refirió que están pendientes para verificar el estado de los raíles en cuanto sea posible.

Técnicos del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) están evaluando los daños causados por la acumulación de agua en la infraestructura para poder establecer una previsión para el restablecimiento del tráfico ferroviario.

Tromba en Ciudad Real

En el municipio de Villarrubia de los Ojos (Ciudad Real), decenas de vecinos fueron evacuados de sus casas por las inundaciones causadas por una tormenta de granizo y lluvia.

En la población de Madridejos (Toledo), varias paredes fueron derribadas, sótanos y bajos de inmuebles quedaron inundados y varias personas fueron evacuadas, tras el aguacero que comenzó a caer a las 19.40 horas.

El tramo de la carretera N-IV que discurre por el municipio continúa cortado, informó la policía local.

Fuentes de la Junta de Castilla-La Mancha señalaron que existen varias carreteras de la red autonómica cortadas en la comarca de La Mancha en la que confluyen las provincias de Toledo, Ciudad Real, Albacete y Cuenca, aunque permanece abierta la autovía de Los Viñedos que atraviesa la zona.

En las provincias de Toledo y Albacete, cayó un aguacero que provocó la inundación de ambas vías del ferrocarril en el tramo de 28 kilómetros comprendido entre las localidades de Huerta de Valdecarábanos y Tembleque y la interrupción del servicio ferroviario a su paso por esa zona sobre las 20:45 horas.

La candidata del PP a la Junta, María Dolores de Cospedal, llegó a la población para conocer los daños causados por el granizo, pero su caravana electoral encontró el acceso a la localidad cortado para el tráfico rodado.

Patrullas de la Guardia Civil, voluntarios de Protección Civil de Manzanares, bomberos de Emergencias Ciudad Real y ambulancias del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha se sumaron a las labores de rescate.

Las precipitaciones, de agua, pero también por momentos de granizo, provocaron riadas por varias calles céntricas de Madridejos.