Un audiovisual dedicado al paisaje aragonés del cineasta oscense Carlos Saura será el eje de los contenidos del Pabellón de Aragón de la Expo, que se adjudicaron ayer a la empresa GPD por 5,88 millones de euros y que darán especial protagonismo a las obras de arte aragonesas contemporáneas relacionadas con el agua y el desarrollo sostenible. 

El montaje, que mostrará el medio natural, rural y urbano de la comunidad, se proyectará en tres pantallas gigantes en la primera planta. También se podrá ver en las paredes interiores, cubiertas por láminas reflectantes, y en el suelo, donde se creará un lecho acuático que simulará el Ebro y que también será reflectante.

Los contenidos se completarán con actividades de animación (al menos seis pases al día) y eventos culturales que correrán a cargo de compañías aragonesas. Además, el recinto dedicará un día a Aragón y otro día a cada una de las comarcas.

Además, todas las noches se instalarán en la terraza nueve hinchables iluminados con forma de frutas y hortalizas aragonesas que convertirán el edificio en uno de los más llamativos en horario nocturno.