La llamó loca y estúpida. En una entrevista en la revista Blender, en la que además sale desnuda, Avril Lavigne parece celosa de Britney Spears, a la que llama «loca y estúpida». En la entrevista critica a Spears por usar «su aspecto y su sexualidad para vender música».

Ante la evidente contradicción entre sus palabras y sus actos, ya que en la portada de la revista aparece semidesnuda y con un letrero que dice «Diablos, estoy caliente», la cantante se justifica diciendo que «lo mío está más centrado en la performance».

Por último, Lavigne no se corta a la hora de revelar sus vicios: «Siempre he bebido como una hija de puta, pero estoy en camino de madurar».