La calle y la cercanía son sus dos armas más poderosas, esas con las que consiguen darse a conocer entre los vallisoletanos para lograr votos de puerta en puerta.

Son los cabeza de lista de las otras 12 candidaturas que se presentan al Ayuntamiento de Valladolid junto a los partidos más grandes: el PP, el PSOE, IU-Los Verdes y Candidatura Independiente.

Todos se quejan del poco espacio que tienen en los medios de comunicación y en la publicidad por sus escasos recursos y porque sus carteles duran muy poco puestos en las paredes y en los sitios reservados para ello. A pesar de todo, luchan por hacerse oír y se conforman, en muchos de sus casos, en que los ciudadanos los conozcan.

Son Tierra Comunera, Pacma, Demócratas independientes, Unidad regionalista, Centro democrático social (CDS), SAIn, Falange, Partido comunista del pueblo castellano, Por un mundo más justo, Partido Humanista, Los verdes de Europa y Centro democrático liberal.

Los partidos y sus candidatos

Eduardo Rodríguez. Tierra Comunera.

Transparencia. Crearán un observatorio cívico contra la corrupción en el Ayuntamiento. Su base es la transparencia.

Tres hospitales. Para Tierra Comunera, Valladolid es una ciudad que necesita tres hospitales. Por eso proponen mantener el Río Hortega en servicio después de que entre en funcionamiento el nuevo hospital de la ciudad.

Resultado. Su objetivo es entrar en el Ayuntamiento.

Diego Velicia. Solidaridad y Autogestión Internacionalista (SAIn).

Sueldos. El partido tiene un gran punto en su programa: los cargos electos en las instituciones cobrarán el salario mínimo interprofesional. «Para conocer los problemas reales de los ciudadanos hay que saber cómo viven y con un sueldo de 90.000 euros, como el del actual alcalde, no se puede».

Resultado. «Cualquier resultado nos va a satisfacer porque vamos a seguir trabajando pase lo que pase».

Elena Sánchez. Partido antitaurino contra el maltrato animal (Pacma).

Protección. Crear una oficina municipal de protección de los animales con un grupo de policía especial para trabajar con ellos.

Control. El número de gatos y de palomas en la ciudad se puede controlar con una alimentación esterilizante. «No queremos que se sacrifique a ninguno».

Resultado. «Nos conformamos con que se conozca nuestro mensaje y que la gente no abandone animales».

Cipriano Bote. Demócratas Independientes.

Seguridad. En los barrios habrá un grupo de 10 personas que cambiará trimestralmente y que controlarán los problemas del barrio.

Basura. Soterrarán todos los contenedores y recuperarán 5.000 plazas de aparcamiento. Los colocarán debajo de los pasos de cebra y los vados con un coste menor a los actuales.

Resultado. Su objetivo es conseguir dos concejales, como mínimo, y para ello su fuerza está en los barrios.

Ignacio Moratinos. Unidad regionalista.

Democratizar. Quieren que el Ayuntamiento sea transparente y claro, por eso abogan por democratizarlo y que el ciudadano acceda a él.

Deporte. Proponen crear un polideportivo en la zona centro, en el espacio que dejará el soterramiento.

Resultado. Estarían contentos si quedan los quintos.

Carmen Alonso. Por un mundo más justo (PUM+J).

Desarrollo. Quieren que se destine el 0,7% del presupuesto municipal a ayuda al desarrollo.

Sueldo solidario. Los concejales que saquen donarán la mitad de su sueldo a proyectos de cooperación al desarrollo.

Resultado. Un buen resultado sería conseguir unos 1.000 votos en la ciudad y que les conozcan.