No hay un estudio sobre la vivienda en Málaga que abra una puerta a la esperanza. El año pasado, el precio del m2 batió el récord de los últimos 11 años y alcanzó los 2.193 euros: un 34% más caro que en Andalucía y un 12% sobre la media española.

En el mercado inmobiliario de la provincia todo tiempo pasado fue mejor. Y no sólo porque aquí los pisos se encarecen a un ritmo frenético:  desde 1998 a 2006, el precio crece cada año un 17%. Mientras que en España y Andalucía el valor se ha multiplicado por tres en esos años, aquí lo ha hecho por cuatro, según un estudio de la asociación Madeca presentado ayer. Hace 10 años, y aunque parezca increíble, se construían más VPO. Por cada 100 de renta libre, se iniciaban 22 protegidas. Hoy, con los pisos por las nubes, estas casas más asequibles (887 euros/m2) no superan el 3% del total. Este porcentaje vuelve a contrastar con el de la media de España, que representa un 10,5%, al igual que la región. Así, mientras en otras zonas se levantan al año un 5% más de VPO, la provincia sube un 0,2%.

El poco interés de los promotores por hacer pisos protegidos en Málaga tiene tres causas principales, apunta Berta Torres, responsable del Centro de Estudios Económicos Tomillo, que ha elaborado el estudio en colaboración con la Diputación. Una: la vivienda libre les sale más rentable, por lo que «habría que revisar la remuneración que percibe el promotor con una VPO, al igual que las trabas administrativas», agrega.

Otra causa está en el comprador: el 20% de las transacciones realizadas en el primer trimestre de 2006 fueron de extranjeros. Y, por otro lado, están los que adquieren una vivienda como inversión y con expectativas de que se revalorice: una de cada cinco casas en Málaga está vacía.

Pero lo que más preocupa es el poco suelo urbano libre que va quedando y la dificultad de que entren nuevas bolsas que hagan bajar los precios. Istán y Marbella tienen menos del 34% por edificar, según el estudio. A la capital le queda un 39,7%; a Fuengirola, un 54% (y eso que el suelo de la localidad se considera agotado).

Más años para pagar que el resto

Mientras el precio de un piso crece al año un 17%, los salarios apenas suben un 3%. A un malagueño la hipoteca le absorbe el 56% del salario bruto mensual y, según el estudio, necesita una media de 12,5 años íntegros de sueldo para terminar de pagar, dos más que el conjunto nacional.