Cimientos de polémica
Santiago Calatrava, ante el Auditorio de Tenerife. (Archivo). ARCHIVO

Todo lo que toca está rodeado de polémica. Desde las formas y estabilidad de sus construcciones hasta sus presupuestos. La última controversia del arquitecto Santiago Calatrava se ha levantado en Venecia.

La construcción del Cuarto Puente, que se tiene que inagurar a mediados de julio en el Gran Canal, llega con retraso –debía abrirse en 2003–; más caro de lo presupuestado –el triple de los tres millones de euros iniciales–, y con dudas sobre sus efectos en las orillas del Gran Canal, que pueden hundirse.

Desmentidos y dudas

Aunque desde el estudio del arquitecto desmienten los daños que la obra causaría, en Venecia no lo tienen claro. Creen que las orillas no podrán sostener la estructura, un millón y medio de toneladas de peso por lado.

No es su primera polémica. Los precios de las obras de Calatrava levantan suspicacias. En Grecia se publicó que el coste final del Estadio Olímpico de Atenas casi triplicaba el presupuesto inicial de 202, 5 millones de euros; el Auditorio de Tenerife debía costar 30 millones de euros (5.000 millones de las antiguas pesetas) y finalmente su precio fue de 72 millones de euros.

Quizás para evitar polémicas, Calatrava habla ahora de coste mínimo de sus construcciones. Como dos edificios que ha proyectado en Oviedo y que costarán más de 300 millones de euros.

Tres proyectos en Estados Unidos

El sello Calatrava se impone en EE UU. Allí el arquitecto firmará el rascacielos más alto del país, el Chicago Spire, además de la terminal de transporte del World Trade Center y el funicular Gondola Cars, ambos en Nueva York.

La evolución de su obra

Estación de transporte. En Nueva York (EE UU), construida en acero y cristal, servirá como intercambiador y como acceso al World Trade Center.

Complejo olímpico. Con motivo de los Juegos de Atenas (Grecia), en 2004 se encargó a Calatrava la rehabilitación de la estructura existente.

Gondola cars. El funicular unirá Manhattan (Nueva York) con una pequeña extensión de terreno que durante años tuvo
uso militar.

Chicago spire. Con 1.200 viviendas, será el edificio residencial más alto del mundo y el rascacielos más elevado de EE UU.

Arrecian las críticas desde Bilbao hasta Valencia

Por el puente Zuri y las ‘torres fantasma’. La relación entre Santiago Calatrava y la ciudad de Bilbao no pasa por su mejor momento. Arquitecto y Ayuntamiento se han denunciado mutuamente a causa de la pasarela incorporada para unir el puente Zuri y las torres Isozaki.

Para Calatrava, su obra ha sido "alterada y mutilada con un añadido". El arquitecto considera que el "enorme daño moral" y la "falta de respeto" infligidos se subsanaría con tres millones de euros. El Ayuntamiento ha respondido con otra querella, ésta por la debilidad de las baldosas del puente, que se rompen con facilidad y son resbaladizas.

En Valencia, por otro lado, reina el desconcierto. Se anunció la construcción en la inacabada Ciudad de las Artes y las Ciencias –presupuestada en 256 millones de euros y que ya supera los 750– de tres rascacielos de oficinas y viviendas, pero, por ahora, no hay ni proyecto.