La compañía Odyssey, que recuperó el que puede ser el mayor tesoro submarino descubierto (15,5 toneladas de oro y plata), ha negado las acusaciones de expolio formuladas por el Ministerio de Cultura español. Odyssey aseguró que tanto la extracción como el traslado a EE UU se realizaron de acuerdo a las leyes de recuperación de yacimientos arqueológicos submarinos.  Por otro lado, el fiscal de Vigo (Pontevedra) ha abierto una investigación sobre el posible expolio del galeón Santo Cristo de Maracaibo, un buque de la armada americana capturado por la armada angloholandesa en el año 1702.