Un lector ha enviado este documento gráfico elocuente a 20 minutos. Se trata del Morro de Toix, donde el urbanismo salvaje tolerado por el PP –según él– ha llevado a los constructores a levantar edificios casi al borde de un acantilado, y a escasos metros del mar. Así, una de las zonas más bonitas de la provincia de Alicante ya se está llenando de casas. Los vecinos, en días de temporal, tendrán que salir a la terraza con chubasquero, para no resfriarse con el oleaje.