El Instituto Nacional de Estadística (INE) ha concluido que no ha habido irregularidades en el censo electoral del año 2006. Así, queda sin efecto la denuncia que hizo Francisco Medina, portavoz del PP del municipio. El acalde de Morella, el socialista Ximo Puig, aprovechó para pedir a Medina que se ocupe de los casos del PP en los que sí se habrían producido «empadronamientos sospechosos». Un ejemplo, dijo, es el del alcalde popular de Todolella, que presuntamente empadronó a diez polacos en su finca.