El Supremo confirma la multa de 9.000 euros a Matas por un contrato simulado a su mujer

  • El expresidente balear y exministro fue condenado por un delito de cohecho cometido al simular un contrato para que su mujer cobrara 3.000 al mes.
  • Él recurrió con el argumento de que el asunto había prescrito.
  • La condena le obliga también a devolver los 42.111 euros cobrados por su esposa.
El expresidente balear Jaume Matas.
El expresidente balear Jaume Matas.
EFE

El Tribunal Supremo ha confirmado este viernes la condena para el exministro y expresidente balear Jaume Mataspor un delito de cohecho cometido al simular un contrato para que su mujer cobrara 3.000 al mes, contrato que él solicitó al dueño de un hotel balear y por el que se le imponen 9.000 de multa.

Un jurado y luego el Tribunal Superior de Justicia de Baleares condenaron a Matas por estos hechos derivados del caso Palma Arena, y aunque el político popular recurrió con el argumento de que el asunto ha prescrito, el alto tribunal ha rechazado su petición y ha confirmado la condena, que le obliga también a devolver los 42.111 euros cobrados por su esposa.

Los hechos probados de las sentencias relatan cómo solicitó y logró la contratación ficticia de su mujer, Maite Areal, como relaciones públicas en el hotel Valparaíso en 2007, favor que le fue concedido en razón de su cargo.

El Supremo argumenta en su sentencia que, en contra de lo argumentado por la defensa de Matas, éste se valió de su condición de presidente para pedir al hotelero implicado la entrega del sueldo de 3.000 a su esposa, cantidad que constituye "sobradamente" lo que el Código Penal prevé para que se cometa el delito de cohecho.

"No desarrolló trabajo alguno"

En este sentido, la sentencia recoge cómo la empresa Valparaíso S.A. abonó mensualmente a la mujer de Matas 2.938 euros durante todo el año 2007, con dos pagas extras en junio y diciembre (42.111 euros en total), simplemente porque así lo solicitó el político en razón de su cargo.

"Como había sido convenido por Jaume Matas" y el administrador del hotel la mujer del primero "no desarrolló trabajo alguno para la empresa durante el año que duró la simulada contratación laboral". "La cantidad que mensualmente se le abonaba no era más que una prebenda o donación", señala el Supremo.

Matas argumentó en su recurso ante el Supremo que no se le aplicó adecuadamente el artículo 426 del Código Penal, ya que el citado precepto castiga el cohecho activo, mientras que a él se le había condenado por cohecho pasivo.

Así, el recurso defendía que el jurado condenó al expresidente por solicitar a un empresario que pagara 3.000 euros mensuales a su mujer, cuando el delito de cohecho pasivo impropio por funcionario se comete al admitir una dádiva o regalo en consideración a su función, no por pedirlo.

Siguiendo el criterio del fiscal el alto tribunal rechaza este argumento y responde que para cometer ese delito basta la recepción de la dádiva (los 3.000 euros mensuales) y añade que en este caso se ha demostrado no solo esa recepción, sino también que Matas se la pidió al hotelero "valiéndose de su posición como presidente balear".

Mostrar comentarios

Códigos Descuento