La contaminación de los coches es uno de los motivos de que estemos lejos de cumplir con los objetivos de Kioto.  Tres de cada cuatro turismos  (14.782.775, según Tráfico) provocan un impacto medioambiental negativo al emitir gases contaminantes.

Así, la gran mayoría de los turismos, el 71%, están calificados con tres estrellas (una nota media); el 27% obtienen cuatro estrellas (el máximo son cinco)  y el 2% no pasa de dos, lo que supone un nivel bastante contaminante.

Todos estos datos se extraen de un informe presentado ayer por  la Federación Internacional del Automóvil (AFI) y el Real Automóvil Club de Catalunya (RACC) y se considera el más importante de este tipo en el país.

Coches antiguos

Dicho estudio también destaca que nuestro parque de turismos es uno de los de mayor edad de la UE, ya que tiene una media de 13,4 años.

El anticuado parque automovilístico ha provocado  que las emisiones de CO2 (dióxido de carbono) se hayan incrementado en un 70% desde mediados de los años 90, cuando en el mismo periodo en la UE han crecido en un 45%.

Para reducir las emisiones de CO2 de los coches, el director de la Fundación RACC, Miquel Nadal, propuso ayer que las administraciones incentiven  que fabricantes y consumidores «paguen más impuestos cuando un coche contamina más; y menos, si la situación es la contraria, como ya se hace en algunos países del norte de la Unión Europea».

Nadal también recalcó la necesidad de que los acuerdos voluntarios fijados por los fabricantes de automóviles europeos pasen a ser obligatorios.

El acuerdo actual establece que en el año 2012 los vehículos emitan como máximo 120 gramos de CO2 por kilómetro.

«Algo muy difícil de  conseguir ya que  los vehículos que circulan por la Unión Europea emiten entre 180 y 190 gramos de CO2  por kilómetro», asegura a 20 minutos el responsable de seguridad del RACC, Luis Puerto.

Esta medida propuesta por los fabricantes europeos incluye una mejora en la eficiencia de los neumáticos y aire acondicionado, con una reducción de 10 gramos de CO2 por kilómetro.

Recomendaciones

Para cumplir con estos objetivos, el RACC da varios consejos a los usuarios:

Aire acondicionado: Usarlo sólo cuando sea necesario y alternarlo con el aire del exterior mediante la apertura de las ventanas. Asegurarse de que nuestro aparato no emite gases nocivos.

Nuevas tecnologías: Como las que incluyen los coches híbridos (impulsados con gasolina y electricidad) o el uso de gas natural.

Compra: Solicitar al concesionario la información de cada modelo en relación a la emisión de gases.

Renovación: Si es posible, cambiar de turismo cada cinco años.

Filtros: Si se trata de un coche diesel, procurar que lleve un filtro de partículas de última generación.

Las apuestas de los usuarios

Cuatro de cada diez personas dicen que aceptarían comprar vehículos con energías alternativas aunque fueran más caros que los convencionales, según una encuesta realizada por la Fundación RACC en la Comunidad de Madrid. Además, un 87% de los entrevistado  comprarían coches ‘limpios’ a pesar de que tuvieran menor potencia.