La Asociación de Solidaridad con los Trabajadores Inmigrantes-Alicante (ASTI) ha denunciado ante el Defensor del Pueblo que la Policía de la ciudad aprovecha el momento en que los padres extranjeros con hijos nacidos aquí tramitan el DNI de los niños para sancionarles si carecen de permiso de residencia. Según el director técnico de la asociación, Fidel Romero Salord, en caso de no estar en situación regular se les sanciona, en cumplimiento de la ley, con una multa de entre 300 y 6.000 euros, «cantidad que desestabiliza su precaria economía».