El ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, ha expresado este jueves, en su nombre y en el del Gobierno, su apoyo a los 16 guardias civiles imputados por la tragedia del Tarajal, en Ceuta, donde hace un año murieron quince inmigrantes. El ministro ha pedido a la jueza agilidad en el proceso.

Fernández Díaz ha hecho estas manifestaciones en los pasillos del Congreso antes de defender el proyecto de Ley de Personal de la Policía y ha querido dejar claro su respeto a la decisión de la magistrada de Instrucción número 6 de Ceuta de citar a los agentes que estuvieron el 6 de febrero del año pasado el Tarajal.

El ministro ha defendido a los agentes porque entre otras cosas, ha dicho, la presunción de inocencia está plasmada en la Constitución. Respeto, agilidad y absoluto respaldo y apoyo del Gobierno desde el convencimiento de que los agentes "actuaron correctamente", ha resumido.

Los sucesos que se investigan se iniciaron a primeras horas de la mañana del 6 de febrero de 2014, cuando un grupo de inmigrantes subsaharianos trataba de llegar a nado a la costa de Ceuta.

La jueza quiere saber si las actuaciones de los guardias civiles al intentar frenar la llegada de estos inmigrantes a suelo español y el empleo de material disuasorio pudo influir de alguna manera en las muertes. Diez cadáveres fueron recuperados en Marruecos y cinco, en aguas españolas.