La falta de claridad a la hora de comunicar los objetivos y no motivar ni escuchar a los trabajadores son algunos de los comportamientos de los jefes que más irritan a los españoles, según el estudio "Los diez pecados capitales de los jefes", elaborado por el Centro de Estudios Financieros (CEF).

Esta escuela de negocios ha realizado una encuesta entre casi 4.000 personas para determinar cuáles son las actitudes de los jefes que más negativamente afectan a los empleados.

Diez defectos

Con los resultados de la misma ha establecido los diez defectos más recurrentes de los responsables de las empresas, entre los que resaltan la falta de claridad a la hora de comunicar los objetivos -destacado por el 46% de la muestra-, que no sepan motivar (44%) y que no informen a los trabajadores (32%).

Asimismo, el que no escuchen, que confundan mandar con liderar, que no formen a los empleados y que se contradigan con frecuencia son otros de los aspectos que más molestan a aproximadamente un tercio de los trabajadores consultados.

A los encuestados les disgusta que los jefes no gestionen bien los tiempos de trabajo
Los encuestados también aseguran que les disgusta que los jefes no gestionen bien los tiempos de trabajo, que se estresen con frecuencia o que sean incompetentes para la dirección.

En la encuesta, CEF propuso a los entrevistados 34 opciones de comportamientos negativos de los jefes y los menos elegidos fueron la falta de aserto y de implicación, la distancia y altanería, y la lentitud para tomar decisiones.

Este estudio es el resultado de una encuesta realizada a 3.718 personas mayores de edad -con igual proporción de hombres que de mujeres-, de las cuales el 80% eran españolas y el 45% de las mismas tenían a personas a su cargo.