Agresión a una menor durante la JMJ
Katherina es sujetada por un amigo tras recibir un bofetón por parte del agente antidisturbios que se encuentra delante de ella. DANIEL NUEVO

La fiscal del caso en el que se juzga a un policía nacional por lesionar durante la Jornada Mundial de la Juventud a un fotógrafo y una joven, entonces menor de edad, ha pedido este miércoles que sea condenado al pago de dos multas que suman 800 euros y al de una indemnización de 3.000 euros para el reportero.

El proceso ha quedado visto para sentencia en los juzgados de Plaza Castilla (Madrid), donde el agente acusado, jefe de un subgrupo de la Unidad de Intervención Policial (UIP o antidisturbios), ha sostenido que no estaba en el lugar de los hechos cuando sucedieron y ha achacado a la "presión mediática" su identificación como presunto responsable de las agresiones.

"Hubo mucha presión mediática y necesitaban identificar a un agente como fuera", ha agregado ante la jueza. En esta línea, su defensa ha solicitado la absolución y ha argumentado que las pruebas —un vídeo grabado por un testigo y varias fotografías aportadas por el reportero gráfico lesionado— son un "montaje".

También ha achacado la identificación del agente a que es "muy conocido" por grupos de manifestantes por su carácter dialogante y por integrar con frecuencia dispositivos de antidisturbios.

Una menor abofeteada

Por su parte, el abogado de las víctimas ha considerado que el policía cometió faltas de lesiones, humillaciones y vejaciones, y ha solicitado que el agente pague una indemnización de 6.000 euros a cada uno de los jóvenes, además de hasta tres multas por un importe total de 3.200.

El fotógrafo ha destacado las molestias que supone un proceso que dura ya "casi cuatro años"Los hechos ocurrieron el 18 de agosto de 2011, en el transcurso de las protestas que acompañaron la visita del papa a Madrid cuando, según la acusación, el agente lesionó y vejó al fotógrafo Daniel Nuevo, quien ha afirmado que recibió patadas en el suelo, y a la joven Katherina Mínguez, que ha sostenido que fue abofeteada.

Por esos hechos el reportero gráfico ha subrayado que permaneció hasta 30 días de baja como consta en un informe médico, mientras que la joven no presentó parte de lesiones alguno. Nuevo se ha mostrado "contento" con el desarrollo del juicio, aunque ha destacado las molestias que supone un proceso que dura ya "casi cuatro años".

Por su parte, Mínguez ha calificado como "increíble" el "montaje policial" de la defensa. El incidente se ha juzgado después de que el 4 de octubre la Sección 3 de la Audiencia Provincial de Madrid revocara al archivo de la causa anteriormente decretado por la jueza de Instrucción número 41 de Madrid, al considerar que los hechos no están prescritos y se deben juzgar.