Izquierda Unida quiere que se disuelva la Oficina del Alcalde de la Diputación de Málaga y que con su presupuesto se elabore un plan de empleo provincial.

Así lo ha propuesto el grupo provincial de IU en una moción, donde también se reclama que esos 6,3 millones del plan de empleo se distribuyan entre los municipios de menos de 20.000 habitantes con los criterios contemplados en el Plan de Asistencia y Cooperación.

La Oficina del Alcalde, puesta en marcha por el equipo de gobierno del PP, simboliza, a juicio de la portavoz de IU en esta entidad, Antonia Morillas, dos de las características que identifican este mandato: "la discrecionalidad en la distribución de los recursos y el alejamiento de la Diputación de los municipios que preferentemente han de ser atendidos por ella".

Desde su puesta en marcha, el grupo provincial de IU ha denunciado "la falta de sentido" de un departamento que, "en su propia denominación, asume tareas y responsabilidades que corresponden a los diputados y más concretamente al presidente".

"La interlocución con los alcaldes de la provincia forma parte de la propia razón de ser de una diputación, cuya máxima debería ser atender las demandas de los municipios de la provincia, expresadas a través de sus responsables", ha resaltado en un comunicado.

Según Morillas, "el desmantelamiento progresivo de la antigua Concertación —ahora Plan de Asistencia y Cooperación a los Municipios— ha ido acompañado del incremento sustancial de los recursos gestionados a través de la Oficina del Alcalde, cuyo procedimiento predominante ha sido la subvención directo".

"Comisión informativa tras comisión informativa, el grupo de IU se ha visto obligado a abstenerse ante las innumerables subvenciones directas que ha tramitado el equipo de gobierno a través de este ente", ha señalado, agregando que "no sólo sus presupuestos han sido desmesurados y han ido en detrimento de otras políticas prioritarias, sino que ha sido objeto de numerosas modificaciones de crédito para aumentar sus recursos".

Ha precisado que "en 2013 se consignaron 1,9 millones de euros; en 2014, un total de 4,5 millones, y este año, 6,3 millones". "A esos 12,9 millones presupuestados —ha especificado— hay que añadir más de 20 millones incorporados a través de modificaciones del presupuesto anuales".

Por tanto, ha advertido, "no sólo se ha recortado un 60 por ciento la Concertación, sino que no existe un plan de empleo destinado a los pequeños municipios, que, distribuido con criterios poblacionales, sirviera de instrumento para paliar la situación de emergencia social de la provincia".

Para la dirigente de IU, "la senda de la recuperación es más un relato político que una realidad social palpable y, por tanto, la generación de empleo y la contribución a la transformación del modelo productivo de nuestra tierra son prioridades inaplazables, también en la Diputación, que gestiona anualmente más de 218 millones de euros". En este punto, ha criticado a su presidente, Elías Bendodo, por "prometer fondos para el empleo que nunca da".

"La Diputación puede y debe ser un motor económico para la provincia —ha apuntado—, en la medida en que garantice el empleo público; desarrolle planes específicos dirigidos a paliar la situación de emergencia, con especial atención a los jóvenes, y contribuya a un modelo que apueste por la diversificación del turismo desde una perspectiva sostenible, por la economía del cuidado, por el desarrollo territorial vinculado a las actividades agroalimentarias y por las inversiones públicas socialmente útiles".

Plan de empleo joven

Tal y como ha indicado Morillas, el reto es que los jóvenes de los municipios malagueños no tenga que abandonar su pueblo para acceder a un puesto de trabajo y con ese objetivo se propone un plan de empleo para este colectivo.

Así, Morillas ha defendido que los presupuestos para el empleo y la reactivación económica se establezcan "en estrecha colaboración" con los ayuntamientos, puesto que "son los que realizarían las contrataciones".

La propuesta de IU pasa por un plan orientado a una población comprendida entre los 18 y los 29 años, que trabajaría para garantizar la participación activa de los mayores en la sociedad, y también para abrir una puerta al turismo que permita la proyección de los municipios malagueños en el exterior.

En el caso de que estas propuestas no se desarrollen, "Izquierda Unida se compromete a llevarlas a cabo en la próxima legislatura, cuando alcance el Gobierno provincial", ha manifestado Morillas.

Consulta aquí más noticias de Málaga.