Siria
Vista de varios edificios destruidos en la ciudad de Homs, Siria. EFE/Str

La cifra de muertos tras casi cuatro años de guerra civil en Siria ha crecido hasta 210.060, casi la mitad de ellos civiles, pero la cifra real es probablemente mucho mayor, ha asegurado este sábado el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El organismo, que tiene su sede en Reino Unido y tiene una red de activistas en toda Siria, ha declarado que entre los muertos hay 10.664 niños y 6.783 mujeres.

Las protestas pacíficas contra cuatro décadas de gobiernos de la familia del presidente Bashar al Assad, surgidas en marzo de 2011, degeneraron en una insurgencia armada tras las represión de las fuerzas de seguridad.

El observatorio ha concretado que 35.827 de los fallecidos eran insurgentes y 45.385, miembros del Ejército de Al Assad. Pero el responsable del grupo, Rami Abdul Rahman, ha afirmado que la cifra total en ambas partes probablemente sea mucho más elevada, quizás más de 85.000.

Abdul Rahman declaró que todos los casos incluidos en el recuento han sido los que se han podido verificar con su nombre, sus documentos de identidad, fotografías o videos. Ambas partes intentan ocultar sus bajas, lo que hace que la cifra de combatientes muertos sea muy difícil de calibrar.

Siria tenía una población de unos 23 millones de personas antes de empezar la guerra. Además de los muertos y heridos, las Naciones Unidas ha afirmado que unos 3,73 millones de sirios han huido del país y están registrados oficialmente como refugiados en el exterior.