Cerca de 3.000 personas han acompañado este sábado a los trabajadores de la fundición Greyco de San Felices de Buelna —en huelga desde el pasado 19 de enero— en la manifestación que han desarrollado desde el Ayuntamiento de Los Corrales hasta el de San Felices, para exigir el pago de los salarios que les adeudan e inversión en la planta para el mantenimiento de las instalaciones.

La marcha contra el "desmantelamiento" de la fábrica por parte de la empresa propietaria, Frenos Iruña, ha sido convocada por CCOO y UGT, y en la misma han participado unas 3.000 personas, según ha indicado a Europa Press el presidente del comité, Francisco González.

En declaraciones a esta agencia, ha señalado que a la manifestación han acudido, además de los líderes de CCOO y UGT en la región, Carlos Sánchez y María Jesús Cedrún, respectivamente, dirigentes políticos, como los secretarios generales del PRC y PSOE, Miguel Ángel Revilla y Rosa Eva Díaz Tezanos, o los alcaldes de San Felices y Los Corrales.

Al término del a marcha, que ha contado con "bastante más gente de lo esperado" si se tiene en cuenta el mal tiempo, los trabajadores han exigido el pago de los salarios que les deben -la nómina de diciembre, la paga extra de Navidad y parte del sueldo de enero-, así como el mantenimiento de las instalaciones, para lo que hace falta -ha dicho González- inversión y un cambio en la política comercial.

Tras apuntar que los trabajadores "no tenemos dinero" y la empresa "no lo quiere poner", el presidente del comité confía en que tras esta marcha -que ha transcurrido durante hora y media y sin incidentes- y la huelga iniciada el mes pasado sean recibidos por dirigentes del Gobierno de Cantabria para que medien e intervengan en la solución de esta situación, ya que de la empresa esperan "poco".

Así, confían en que después del encuentro de este próximo lunes, día 9, con el director de Sodercan, a partir de las 10 horas, el consejero de Industria, Eduardo Arasti, y el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, "se dignen a recibirnos".

"Creo que después de tres semanas en huelga pueden hacer un hueco en su agenda", ha expresado González, que ha reiterado que "el problema solo se soluciona con dinero. Nosotros no lo tenemos y la empresa no lo quiere poner", ha apostillado, para recordar que prácticamente no se ha invertido "nada" en la planta, que está "igual que hace 40 años", aunque "muy deteriorada".

"las cosas están cada vez peor"

Tras la última reunión mantenida en el Organismo de Resolución Extrajudicial de Conflictos Laborales (Orecla), el sindicalista indicó que "las cosas están cada vez peor".

Y es que en dicho encuentro, celebrado el jueves, la empresa propuso al comité que desconvocaran la huelga "sin condiciones". Y en cuanto a los pagos pendientes, la dirección alegó que "no tienen dinero".

Así, según González, la empresa propuso a los trabajadores —la plantilla está compuesta por unas 60 personas— que vuelvan a sus puestos para reanudar la producción, servir a los clientes y cuando éstos paguen, abonarles los salarios y pagos adeudados. "¡Hay que tener cara!", exclamó el presidente del comité, que avisó que los trabajadores van a "seguir ahí, hasta el final, caiga quien caiga".

La plantilla de Greyco lleva afectada desde hace cinco años por un Expediente de Regulación de Empleo (ERE), que se renueva anualmente y que para 2015 tiene una duración de 60 días.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.