Unión, Progreso y Democracia (UPyD) ha presentado escrito en el Juzgado en el que solicita la imputación de Bankia, así como del director de la Asesoría Fiscal de la entidad, Javier Tello Bellosillo, y del antiguo director de Riegos de Caja Segovia, Óscar Varas de la Fuente, hoy empleado de la nacionalizada, por el caso del Torreón de Lozoya, hipotecado por una deuda tributaria.

La petición se produce una vez analizados las declaraciones del pasado 19 de diciembre ante el juez instructor de Rafael Marras, administrador concursal de Navicoas Asturias, sociedad participada en parte por Caja Segovia.

Según UPyD, existen indicios suficientes que determinan que tanto Tello como Varas, a las órdenes de Bankia, fueron los inductores de la decisión tomada por el Consejo de Administración de Caja Segovia en cuanto a la asunción de la deuda tributaria.

"Ellos dos fueron los actuantes en toda la operación, aunque realmente fue Bankia la que movió todos los hilos de una forma desleal con Segovia, donde tiene parte de su negocio heredado de la antigua caja", señalan a Europa Press fuentes de la formación magenta, que entiende por ello que debe ser la propia entidad nacionalizada la que también termine imputada.

UPyD, que mantiene que el Consejo "politizado" de Caja Segovia tiene también responsabilidad, ha hecho un llamamiento a la Fundación Caja Segovia, heredera de la entidad de ahorros, y en especial a los representantes de PP y PSOE que se mantienen en ella para que "que por una vez dejen de mirar hacia otro lado" y se adhieran a su solicitud.

El caso del Torreón está siendo investigado por el Juzgado de Instrucción número 5 de Segovia, que trata de esclarecer precisamente por qué la Caja, y no Bankia, a la que aquella había traspasado su negocio financiero, asumió una deuda adquirida por la sociedad Navicoas Asturias por una operación inmobiliaria de 2006 en la que se detectaron irregularidades.

En 2012, el Consejo de Administración de la Caja acordó solicitar al Banco Financiero y de Ahorros (BFA)-Bankia un crédito de 6,8 millones para cubrir esa cantidad y, entre otros inmuebles, ofreció como aval el Torreón de Lozoya, su edificio más emblemático, declarado Bien de Interés Cultural (BIC).

El expresidente de Caja Segovia Atilano Soto aseguró en el Juzgado que fueron unos informes de la propia Bankia los que derivaban la responsabilidad de la deuda a la Caja y que un informe externo, así como el Banco de España, se pronunciaron en el mismo sentido.

Sin embargo, UPyD, personado como acusación, niega la existencia de informes, ni externos ni del Banco de España, que recogieran la responsabilidad de la Caja de asumir la cuantía y sostiene que los únicos existentes fueron los emitidos por BFA-Bankia, que "defendían el interés propio" y contradecían el veredicto externo emitido por el bufete Fuentetaja, encargado por la entidad segoviana, que concluyeron que la cantidad debía afrontarla la nacionalizada.

El pasado mes de septiembre, la portavoz de UPyD en Segovia y miembro del Consejo de Dirección de este partido, Luciana Miguel, se dirigió por carta al presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, para solicitar que la entidad cancelara la hipoteca que pesa sobre el Torreón de Lozoya y devolviera a la Fundación Caja Segovia los intereses devengados hasta este momento, que ascendían entonces a unos 160.000 euros.

Consulta aquí más noticias de Segovia.