El Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología de Las Palmas de Gran Canaria acogió este viernes la presentación del libro 'El Postigo de Tías', de Juan Cruz Sepúlveda, quien recoge la historia del municipio lanzaroteño desde su fundación a través de vivencias relacionadas con aspectos como la emigración y el turismo, entre otros.

Según informa la organización, la cita contó, además del autor, con la participación del alcalde, Francisco Hernández, la directora del Museo, Rita Hernández, y el historiador Manuel Lobo Cabrera, quien recordó que el libro recupera la importancia de las familias numerosas, tanto que precisamente diez con 127 hijos fundaron Tías.

Además, Cruz señaló que el primer ayuntamiento costó 8.000 pesetas y fue pagado con el aumento del impuesto de la pipa de vino.

Mientras, antes de poder encarar el desarrollo del turismo, en Tías se decidió cambiar el nombre de 'La Tiñosa' por el de 'Puerto del Carmen', un hecho que se podrá descubrir en el libro junto al desmontaje de la teoría de que el municipio debe su topónimo a que el gobernador Alonso Fajardo regalara el territorio a sus tías.

El episodio más impactante para los lectores, según el autor, es el dedicado a la emigración, ya que ahora es inimaginable que en los años 40, apenas 25 años antes de la llegada del primer gran hotel, no solo era clandestina sino peligrosa, era asombroso el "arrojo" de los vecinos por huir del hambre, primero sorteando a la Guardia Civil y después embarcándose en veleros de 20 metros con seguridad mínima y tres meses en alta mar tras agotar víveres y esperanzas.

Un volcán arrasó la emita de la candelaria

Por su parte, especialmente curioso es la arquitectura religiosa y sus vicisitudes, desde el volcán que arrasó la Ermita de La Candelaria en 1735 hasta la creación de la parroquia de Tías en 1796 porque la de San Bartolomé quedaba lejos para llevar "recién nacidos a bautizar y muertos a enterrar".

Para proyectar otra iglesia hubo que esperar 70 años, y aún así no se consiguió. La hambruna hizo que parte de la población huyera a Uruguay, incluido el alcalde, mientras el templo quedó abandonado y desapareció canto a canto. Es difícil imaginar asimismo que la Ermita de San Antonio fuera el resultado de unir dos naves que albergaban una tomates y la otra las tropas de la Guerra de Cuba.

Finalmente, la construcción del Hotel Los Fariones marcó un antes y un después en el municipio. Aunque los inicios no estuvieron exentos de apagones de luz, ello no impidió que las noticias de las hazañas del Pollo de la Asomada convivieran con las del atraque del Black Prince de Noruega en su viaje inaugural y que Los Fariones acogiera a Manuel Fraga, Adolfo Suárez o Hussein de Jordania.

Consulta aquí más noticias de Las Palmas.