Al menos seis personas han resultado heridas tras una explosión en una zona comercial del distrito musulmán Verdun, de mayoría musulmana sunita, de Beirut.

Mientras tanto, varios tanques del Ejército libanés han bombardeado posiciones de militantes islámicos en un campo de refugiados palestinos, elevando a 71 el número de muertos en dos días de combates.

Una gruesa columna de humo negro se elevaba desde el campo de Nahr al-Bared, hogar de hasta 40.000 palestinos, mientras los tanques atacaban las posiciones de combatientes de Fatah al-Islam, quienes devolvían el fuego con armas automáticas y granadas.

Combates suspendidos temporalmente

Durante la tarde los combates fueron suspendidos temporalmente mientras se intentaba permitir que un convoy humanitario de la ONU y la Cruz Roja llegara al campo del norte de Líbano, pero fuertes enfrentamientos volvieron a desatarse antes de que la ayuda pudiera ingresar al lugar.