Jorge Carrión
Jorge Carrión EFE

El escritor Jorge Carrión ha cerrado la trilogía de la huella, iniciada hace cinco años, con la publicación de Los Turistas (Galaxia Gutenberg), una muestra de "la banalización del viaje en el siglo XXI", según ha explicado el autor en una entrevista.

"Hace ya años que dudo de que haya una diferencia constatable y objetiva entre el viajero y el turista. Creo que todos somos turistas, incluso en nuestra propia ciudad, y ahora el gran tema de este siglo es el mundo como una red de aeropuertos", ha señalado Carrión.

Vincent acude al aeropuerto de Heathrow desde hace diez años para pasar el día y contemplar a las personas que van y vienen por la terminal. No obstante, decide un día saltarse su rutina y seguir por medio mundo a una misteriosa anciana, en un viaje que le llevará a conocer distintas personas y pasar por situaciones complicadas.

He escrito tres libros distintos, pero con pieza que encajan y otras que no

El escritor catalán ha reconocido que parte de su experiencia viajera queda reflejada en esta novela, donde el protagonista termina por cansarse de su aventura. "Llevo veinte años viajando, he dado dos veces la vuelta al mundo y he estado en Oriente Medio varias temporadas, pero viví algo parecido a ese cansancio", ha apuntado.

"Durante cuatro meses, estuve en América Latina viendo ballenas, glaciares y paisajes alucinantes, pero me cansé de viajar. Llega un momento en que te preguntas '¿qué hago yo aquí?', porque te cansas de ver todos los días algo maravilloso e inolvidable", ha señalado.

En este sentido, su nueva novela también constituye una crítica a la manera de viajar actual, con personas "obsesionadas con la rapidez y la fotografía", reflejada especialmente en un pasaje en el que se narra un safari que termina con un accidente mortal.

Ridley Scott y 'Blade Runner'

"Constantemente ves cómo la gente se levanta de su asiento en el avión antes de que haya parado o cómo se hace una foto en lugares en los que está prohibido pasar. Además, el selfie se ha impuesto como objetivo de todo viaje. Somos lo que se conoce como postviajeros", ha ironizado.

Los viajes sirven de conexión con los anteriores títulos de la trilogía, Los Muertos y Los huérfanos, pero Carrión también introduce otros elementos reconocibles en sus novelas, como una conversación entre Vincent y el director de cine Ridley Scott sobre Blade Runner.

"Los muertos era como una especie de agujero negro, una novela experimental y extraña, mientras las dos siguientes han sido más clásicas y tradicionales. Durante estos años he pensado cómo rodear ese planeta Saturno con anillos que le den sentido", ha matizado.

Cierre de la trilogía

En cualquier caso, el escritor da por cerrada la trilogía y su proyecto, a la espera de la publicación de un pequeño epílogo que saldará en septiembre en la editorial Aristas Martínez. "Lo más importante está contado. He escrito tres libros distintos, pero con pieza que encajan y otras que no, pero quiero que quede abierto", ha afirmado.

Tras el cierre de esta trilogía, Carrión se centrará en la ciudad de Barcelona sin abandonar los viajes, con un proyecto que, de momento, consta de dos partes: por un lado, un cómic de no ficción que publicará Norma, Barcelona, libro de pasajes, y otro libro de viajes por los pasajes de la capital catalana.