El informa señala también que el tanque de la fragata estaba abierto cuando siempre debe estar cerrado y que sólo puede abrirse después de que se realicen las correspondientes mediciones.

Una de las dudas que aún están por despejar es
por qué la primera trabajadora que entró en el depósito accedió sin que se realizase previamente la medición. Se investiga si fue tras recibir una orden o por su propia iniciativa.

Otra de las conclusiones del informe apunta a una "fuga de argón" como causa de la muerte de cuatro trabajadores. UGT ha asegurado que este gas se introdujo en una tubería que se llenó para tareas de soldadura, pero que un fallo llevó a que los técnicos "se equivocaran" de conducto y el gas argón fue a parar a ese tanque "donde no debía estar".

El argón es un gas noble que se utiliza habitualmente en tareas de soldadura, fundamentalmente para eliminar el oxígeno y evitar la posterior oxidación y deterioro de la pieza soldada.

Enterrados ayer

Las cuatro víctimas: Ana Paz Vilariño, de 29 años; Juan Carlos del Real Gamundi, de 48; Eduardo González Val, de 30; y Jose Luis Veiga fueron enterrados ayer en distintos cementerios de la comarca de Ferrolterra.