La Fiscalía pide 65 años de cárcel para un hombre acusado de agredir sexualmente y en diversas ocasiones a la hermana de su mujer, que era menor de edad, y de abusar sexualmente de otra menor, la hija de un amigo suyo.

Los hechos de los que se acusa a JJ.L.G., y que el niega, ocurrieron, en el caso de la hermana de su mujer, desde 1994 hasta 1999, y en el otro, el de la hija de su amigo, en 2007. La primera denunció cuando fue mayor de edad y la segunda, cuatro años después de los hechos.

Según el relato del fiscal, a lo largo de 1994 y 1995 y esporádicamente hasta 1999, aprovechó su relación de parentesco y proximidad con la hermana menor de su mujer, que tenía 11 años (en 1994), la realizaba tocamientos en los pezones, le obligaba a que le acariciase su miembro viril con la mano y que le practicará felaciones.

Para ello, el hombre se aprovechó de su estancia en casa de su hermana en Santander y los encuentros la casa familiar de un pueblo de Cantabria pero además, para lograrlo, había amenazado a la menor con atentar contra la integridad de su propio hijo, con el que ella tenía una gran relación de afecto.

Estos hechos se prolongaron en el tiempo pero en concreto, un día de 1994, en la casa del pueblo, la cogió del brazo y la llevó a una habitación donde había un colchón hinchable y, tras agarrarla de los pelos, le bajó la cabeza hasta su órgano genital y le obligó a practicarle una felación.

Posteriormente, también ese mismo año y en el mismo lugar, la llevó a la habitación donde estaba su hijo pequeño durmiendo y se abalanzó sobre ella, la arrojó al colchón, le abrió las piernas y, a pesar de la resistencia de la menor, la penetró ocasionándole pérdida de sangre y ruptura del himen, que el acusado limpió posteriormente.

Unos meses después, ya en el verano de 1995, cuando JJ.L.G. se encontraba en la casa de la niña en Santander y ésta se hallaba en la habitación de su hermano, el hombre entró, la empezó a tocar, la lanzó sobre la cama con un edredón rosa y azul y la penetró durante dos o tres minutos mientras la menor daba gritos y patadas pero que no sirvieron de nada porque estaban solos en el domicilio.

Tras este episodio, hubo más tocamientos hasta que la joven tuvo 16 o 17 años aunque éstos fueron más aislados por la fuerte reticencia y evitación por parte de la víctima a coincidir con su agresor. La agredida denunció los hechos en 2011.

Agresiones a la hija de su amigo

Por otro lado, en el verano de 2007, el hombre abusó de la hija menor de un amigo suyo del pueblo durante la celebración de las fiestas. JJ.L.G. pidió a la niña que le acompañase a casa de sus padres junto con su hijo para supuestamente ver una película.

Una vez llegaron, el hombre llevó a su hijo y a la niña a una habitación y les acostó en la cama. Él se sentó en una silla próxima, introdujo su mano en la cama e inició tocamientos a la menor, llegando a introducirle un dedo en la vagina e intentando coger la mano de ella para llevársela a sus órganos genitales, una intención que no logró porque les llamaron a cenar.

Después, cuando la niña se acostó de nuevo junto al hijo del acusado, éste le empezó a dar besos en la boca y a abrazarla y, cuando paró, le dijo que no se lo contase a sus padres. Los hechos fueron denunciados en 2011.

65

Años de cárcel

Por todo ello, la Fiscalía pide para el acusado 15 años por un delito continuado de agresión sexual, 42 años por tres delitos de agresión sexual y otros ocho años por un delito de abuso sexual agravado, en total 65 años de prisión.

Además, le reclama una indemnización de 60.000 euros para la primera víctima y 6.000 para la segunda por los perjuicios morales y emocionales sufridos, así como por las consecuencias y secuelas psicológicas.

Por su parte, la acusación particular de las dos víctimas pide una pena de 39 años de prisión y la misma indemnización que el Ministerio Fiscal, mientras que la defensa de JJ.L.G. solicita la libre absolución de su representado.

El juicio por estos hechos se celebrará este lunes, 2 de febrero, a partir de las 9.30 horas, en la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria, en el complejo judicial de Las Salesas en Santander.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.