La directora general de Industria y Energía del Gobierno de Canarias, María Antonia Moreno, ha enviado una carta al Ministerio de Industria y Energía para pedirle que rebaje la inversión mínima exigible para optar a los incentivos económicos regionales pues, de lo contrario, las empresas industriales isleñas no podrán acceder a estas ayudas.

A través de un comunicado, María Antonia Moreno explica que ha vuelto a dirigirse al Ministerio para que los requisitos para optar a estos se adapten a la realidad de las industrias canarias, pues la inversión mínima exigible, de 1,2 millones, es inviable para las empresas.

La directora general advierte que el requisito de inversión mínima exigible tendrá como consecuencia que la inmensa mayoría de las empresas industriales canarias no podrán acogerse a las ayudas, dado que, por su dimensión, "no están en condiciones de acometer proyectos de tal envergadura".

Así, señala que no sólo algo más del 90% de las empresas industriales de Canarias son micropymes, sino que en el porcentaje restante no figura ninguna gran empresa, por lo que "no se pueden producir los llamados efectos tractores", indica.

Moreno añade que los niveles de inversión en proyectos industriales de similares características subvencionados por la Consejería en los últimos años ilustran esta situación, ya que "de un total de 259 proyectos finalizados, se justificó una inversión real y subvencionable de 78,6 millones, lo que implica una inversión media por proyecto de aproximadamente 300.000 euros", detalló.

Por otra parte, pide al Ministerio que se incluya entre los sectores subvencionables al de la construcción y reparación naval. "Se trata de un sector estratégico y con evidente potencial de futuro, sobre todo en Canarias, que debe soportar unos costes de fabricación tan elevados".

La responsable del área recuerda que desde el punto de vista de las nuevas directrices sobre las ayudas estatales de finalidad regional para 2014-2020 no se desprende que haya que excluir a esta actividad de los incentivos.

Por último, pone de manifiesto la condición de región ultraperiférica de Canarias para justificar esta petición de modulación de las ayudas en lo que atañe a la inversión mínima exigible y para demandar la inclusión del sector de la construcción y reparación navales como subvencionable.