El Plan de Reestructuración del sector público empresarial aragonés ha reducido el grupo de sociedades participadas por el Gobierno de Aragón a 53, la mitad de las que existían en noviembre de 2011, fecha en la que se puso en marcha esta iniciativa.

El Plan pretende racionalizar el grupo de empresas en las que el Ejecutivo autonómico, a través de la Corporación Empresarial Pública de Aragón, participa en distinta medida, desde ser el socio único hasta poseer reducidas participaciones.

En su aprobación, el Plan tenía como objetivo pasar de 103 sociedades participadas a 35. A 31 de diciembre de 2014 ya se ha actuado en 50 de las 68 sociedades previstas, lo que supone un grado de cumplimiento del Plan del 73,5 por ciento al cierre del ejercicio.

Este porcentaje se eleva al cien por cien en el grupo de las sociedades mercantiles autonómicas, aquellas en las que Corporación posee la totalidad o mayoría de las acciones, ya que se han llevado a cabo las 10 operaciones previstas en el Plan, pasando de contar con 28 empresas públicas autonómicas a 18.

El consejero delegado de la Corporación Empresarial Pública de Aragón, Mario Varea, ha insistido durante todo el proceso en que "se trata de un plan vivo, en continua revisión, lo que se ha traducido en la realización de operaciones inicialmente no previstas e, igualmente, ha sucedido a la inversa".

Varea ha expuesto que la ejecución de la reestructuración encuentra diferentes grados de dificultad en función del grado de participación que Corporación tiene en las diversas empresas. Es decir, en las sociedades en las que participa con otros socios, y Corporación es minoritaria, "no siempre se pueden alcanzar los objetivos fijados por el Gobierno".

Sociedades mercantiles anónimas

El consejero delegado de la Corporación Empresarial Pública de Aragón ha destacado que el cumplimiento del Plan ha sido del cien por cien en el grupo de las sociedades mercantiles autonómicas.

Las actuaciones llevadas a cabo se han materializado mediante distintas fórmulas mercantiles, como la fusión, venta, liquidación y dilución de la participación.

En paralelo al Plan de Reestructuración empresarial, la Corporación ha emprendido otras medidas que afectan tanto a la sociedad de cabecera como a sus participadas, como la amortización de puestos directivos, rebajas salariales de altos cargos, variabilidad salarial en función de objetivos, reducción del gasto corriente y ahorro en alquiles.

Consulta aquí más noticias de Zaragoza.