Las unidades móviles del Banco de Sangre y Tejidos de Extremadura (BSE) esperan recoger unas 3.800 donaciones, que equivalen a unos 1.900 litros de plasma, en las 61 colectas que realizarán en 49 localidades de todo el territorio regional durante el mes de febrero, y para las cuales será necesario recorrer 12.500 kilómetros.

Los recorridos comenzarán este próximo lunes, 2 de febrero, en las localidades de Pueblonuevo del Guadiana, Monterrubio de la Serena y Garrovillas de Alconétar. Algunas localidades serán visitadas en varias ocasiones, como Badajoz (6), Jerez de los Caballeros y Oliva de la Frontera (3), y Alburquerque, Piornal y Zahínos (2).

Las colectas se realizarán en centros de salud, consultorios y otros locales públicos dependiendo de la población, la mayoría de ellas en horario de tarde, según ha informado el Gobierno extremeño en una nota de prensa.

Cabe recordar que puede donar sangre cualquier persona sana, de entre 18 y 65 años de edad, que se encuentre bien de salud y pese un mínimo de 50 kilos, si bien hay situaciones que contraindican la donación, ya sea porque podrían causar un perjuicio al donante (personas con anemia, embarazadas, mujeres que estén lactando, etc.), bien porque podrían suponer un riesgo para el receptor (antecedentes de hepatitis o SIDA, pertenencia a grupos de riesgo para este tipo de enfermedades, toma de determinados fármacos, etc.).

Los extremeños,

Entre los que más sangre donan

El BSE recoge anualmente unas 48.000 donaciones de sangre, una cifra que equivale a 43,5 donaciones por cada 1.000 habitantes, y sitúa a Extremadura a la cabeza de las comunidades autónomas españolas que más donaciones aportan en relación con su población, prácticamente con el mismo número que el País Vasco (43,56), y muy por encima de la media nacional (36).

Con esas 48.000 donaciones se obtienen cada año unos 22.500 litros de sangre, que después de ser procesados en el Banco de Sangre del SES se convierten en aproximadamente 12.000 litros de hematíes, 10.000 litros de plasma y 500 litros de plaquetas, los tres productos sanguíneos más demandados en los centros hospitalarios.

Los hematíes son imprescindibles en los hospitales para utilizarlos durante las intervenciones quirúrgicas y en los procesos de reanimación, y también para atender a los heridos en accidentes de tráfico, a los pacientes que sufren hemorragias de cualquier origen o anemias crónicas.

Las plaquetas se utilizan en su mayor parte para suministrárselas a los pacientes que están recibiendo tratamiento por algún tipo de cáncer, ya que la quimioterapia y la radioterapia destruyen las plaquetas de nuestro organismo y es necesario reponerlas.

Y en cuanto al plasma, prácticamente la mitad del que produce el Banco de Sangre se utiliza para transfusiones, sobre todo a pacientes con insuficiencia hepática. Un paciente trasplantado de hígado puede necesitar unas 30 unidades de plasma antes del trasplante, y otras tantas unidades después de la intervención.

El Banco de Sangre y Tejidos de Extremadura comenzó a funcionar en el año 2002 como Centro Comunitario de Transfusión, con el objetivo de obtener, procesar y distribuir componentes sanguíneos de calidad a todos los hospitales de la región.

Cuenta con una plantilla de 44 profesionales y tiene su sede física en Mérida, si bien su ámbito de actuación es regional, tanto en lo que se refiere a la obtención de sangre (con más de 300 puntos de colecta en localidades, centros de trabajo, instituciones de enseñanza, etc.) como a la distribución, ya que se ocupa del suministro de todos los productos sanguíneos que se transfunden en la Comunidad, tanto en centros públicos como privados.

Diariamente cuatro vehículos de transporte distribuyen los productos sanguíneos solicitados por los centros sanitarios de la región, y además de esa distribución programada atienden una media de tres pedidos urgentes al día desde los centros hospitalarios.

Consulta aquí más noticias de Badajoz.