Bomberos del 112, de los parques de Laredo y Villacarriedo, han evacuado esta madrugada a nueve personas de sus casas de Ampuero debido a las inundaciones.

Los afectados, de todas las edades, habitaban cinco viviendas unifamiliares ubicadas en distintas zonas inundadas, con acumulaciones de agua que oscilaban entre los 0,5 metros y el metro.

Los efectivos de emergencias les han ayudado a salir de sus casas esta madrugada con vehículos especializados del 112 y del Ayuntamiento de Ampuero, y les han realojado a demanda en viviendas de familiares.

El único caso que no contaba con esa posibilidad ha sido acomodado por los Servicios Sociales del municipio a un hotel de la zona, según ha informado el Centro de Gestión de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria en un comunicado.

El 112 ha coordinado, desde las 7.00 horas de ayer viernes hasta las 7.00 horas de este sábado, un total de 394 intervenciones, derivadas de las 427 llamadas recibidas en relación con el temporal que azota la región.

Del total de incidencias por adversos, 353 han sido provocadas por la lluvia, 39 por fuertes vientos y dos por nieve. La mayoría se han producido en los municipios que circundan las cuencas del Deva, Besaya, Agüera, Miera, Pas y Asón.

Además de la evacuación de los nueve vecinos de Ampuero, el resto de incidencias provocadas por las incesantes lluvias se han correspondido en su mayoría por el desbordamiento de ríos y por acumulaciones de agua. Son numerosas las inundaciones registradas en viviendas, garajes y bajos comerciales, y las balsas de agua en calles y calzadas.

El temporal ha provocado, asimismo, una gran cantidad de argayos. Los últimos se han registrado esta mañana en la CA-842 en el acceso a Luey; en la CA-182 a la altura de Collado Carmona; en la CA-662 que va de Regules a Los Tornos; en el punto kilométrico 2 de la CA-270 entre el Soto y Santibáñez; en la N-629 a su paso por Ramales; en la CA-709 en el acceso a Sel de la Carrera; en la CA-258 de Ampuero a Carasa, concretamente en el cruce de Padiérniga; en el kilómetro 2 de la CA-271, en el cruce de Bostronizo dirección San Vicente de Toranzo; y en la CA-660 en el acceso a Herada de Soba.

El abundante agua ha arrastrado también piedras y tierra a la calzada en el kilómetro 30 de la CA-261 que va de La Cavada a Ramales; ha causado un desprendimiento en el punto kilométrico 9 de la CA-185, y provocado un socavón en la CA-263 que discurre entre Entrambasaguas y la Vega de Pas. Se han registrado asimismo, a lo largo de la noche, caídas localizadas del suministro eléctrico.

La Dirección General de Protección Civil y el Servicio de Emergencias 112 del Gobierno de Cantabria informan de que la situación en la cuenca de los ríos cántabros mejora, ya que los cauces están bajando sus niveles, y únicamente Deva y Asón se encuentran en estado de prealerta. Se espera que el temporal de lluvia amaine a lo largo de la tarde, y que la situación en las zonas afectadas por el mismo se vaya normalizando.

Hasta entonces se aconseja a la población que extreme las precauciones en todas las zonas cercanas a los cauces de los ríos y que pongan en conocimiento del Centro de Gestión de Emergencias 112 cualquier situación de riesgo que se puedan encontrar.

Consulta aquí más noticias de Cantabria.