La Asociación de Madres y Padres (AMPA) del Colegio Santa Bárbara de la barriada periférica de Cerro Muriano, en Córdoba, ha enviado sendos escritos a la Junta de Andalucía y al Ayuntamiento de la capital en el que exponen "el malestar de las familias del centro por el estado en el que se encuentra el edificio de educación infantil", motivo por el que se plantean no llevar a clase a sus hijos, de entre tres y cinco años.

Según recoge el escrito, al que ha tenido acceso Europa Press, desde el AMPA, que prevé reunirse el próximo lunes con representantes de la Delegación Territorial de Educación, Cultura y Deporte de la Junta en Córdoba, detallan que "se trata de un edificio antiguo de dos plantas, lo que por sí mismo ya supone un peligro para los niños al tener que acceder a sus aulas por una escalera antigua y deteriorada".

Además, advierten de que "no reúne los requisitos mínimos de accesibilidad al no existir ascensor ni ningún otro sistema que permita el acceso a la planta superior para personas con movilidad reducida", y a esto añaden que "el edificio apenas ha tenido mantenimiento, por lo que las instalaciones no se encuentran en buen uso, el sistema eléctrico es insuficiente para las necesidades del edificio e inadecuado suponiendo un peligro de incendio".

Igualmente, precisan que "las ventanas no aíslan del frío o calor, ya que no cierran bien; existen rejas en todas las ventanas que no permiten la evacuación del edificio en caso de emergencia; existen humedades; los baños están en malas condiciones, no pudiendo los niños abrir los grifos, y no existe agua caliente".

Asimismo, subrayan que "las medidas de seguridad y los medios de evacuación son en el mejor de los casos deficientes y en la mayoría inexistentes". Todo ello, según apuntan, "hace que en estos días de tanto frío las condiciones de las aulas no sean adecuadas para que los niños estén en clase".

Al respecto, avisan que "la falta de calefacción, la pésima instalación eléctrica que no permite que se conecten los radiadores necesarios, el aire que entra por las ventanas y la humedad hacen que en las clases no se superen los 15 grados a lo largo de la mañana, encontrándose a no más de diez grados a primera hora", de manera que enfatizan que "los niños no pueden seguir dando clase en estas condiciones".

Como ejemplo, uno de los padres comenta que "los niños dan las clases con las bufandas y los abrigos puestos", a lo que añade que parte de los menores están "enfermos" como consecuencia de esta situación, en la que "no hay calefacción y la limpieza se realiza cada día por la mañana, en vez de por la tarde, y al llegar los niños, las aulas están mojadas", según explica.

"una semana de plazo"

Entretanto, desde el AMPA recuerdan que "no es la primera vez" que las familias ponen en conocimiento de las administraciones responsables esta situación, sin que hasta el momento hayan obtenido respuesta ni solución alguna, y por ello argumentan que su responsabilidad como padres no les permite seguir enviando a sus hijos a "un lugar que no ofrece las condiciones mínimas para que puedan recibir sus clases".

De este modo, advierten de que "si en el plazo de una semana" no se les da solución para resolver esta situación, "los niños no asistirán a clase y se hará público nuestro malestar con el objeto de que se nos escuche", según precisan desde el AMPA en su escrito, en el que confían en que se entienda "la gravedad de este asunto y que se hará lo necesario para resolverlo a la mayor brevedad posible".

Por tanto, esperan a la reunión a primera hora de este lunes para analizar la postura de la administración regional y posteriormente decidir qué acciones toman, al tiempo que señalan que en próximos días prevén la visita de responsables del Ayuntamiento para comprobar el estado del centro, que tiene una antigüedad de unos 40 años y "no cumple con la normativa" para los niños de educación infantil, según defienden desde el AMPA.

Consulta aquí más noticias de Córdoba.