José Ignacio Wert
El ministro de Educación Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, tras el Consejo de Ministros. EMILIO NARANJO / EFE

El ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha defendido la reducción de la duración de los grados universitarios argumentando que incrementa la autonomía de las Universidades, por el carácter voluntario de la medida, y porque puede suponer un ahorro en tasas y favorecer el empleo.

En una entrevista publicada este sábado en ABC, el ministro ha explicado así los efectos del real decreto que ha aprobado este viernes el Gobierno, que establece la nueva ordenación de las enseñanzas universitarias oficiales y que permite a los centros académicos ofertar, de forma voluntaria, grados de entre 3 y 4 años y másteres de entre 1 y 2 años.

Los estudiantes se ahorrarían 150 millones de euros y se adelantaría un año su inserción en el mundo laboralPara Wert se trata de una reforma "enriquecedora" para el sistema universitario, ya que, a su juicio, "amplía los grados de libertad en que se puede mover, introduce un ahorro muy importante para las familias y puede favorecer significativamente la 'empleabilidad' de los estudiantes".

"Este es un ejercicio que potencia la autonomía universitaria, puesto que son las universidades las que deciden optar o no por grados de tres años. Me cuesta entender que, cuando reclaman autonomía, se proteste porque se ensanche el ámbito de autonomía", lamenta.

En cuanto al ahorro que puede suponer, ha señalado que, si todas las universidades se decidieran por hacer ese cambio, "solo en tasas" los estudiantes se ahorrarían 150 millones de euros y además se adelantaría "un año su inserción en el mundo laboral".

El ministro ha aclarado además que quien curse grados de tres años no está obligado a realizar un máster de dos años, ya que también podría ser de uno, y que, en el caso de las profesiones reguladas, el crédito del máster es igual al del grado.