Dani Rovira
Dani Rovira, en la fiesta de los nominados a los Premios Goya. EFE

El actor y humorista Dani Rovira está ultimando los detalles de la gala de los Premios Goya, una celebración en la que quiere divertirse y en la que desea que el ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, quien ha manifestado su deseo de acudir, "disfrute" y se sienta "cómodo". "Mi prioridad va a ser divertirme", ha dicho.

No faltarán buenas dosis de humor, ni tampoco las sorpresasTal y como le ocurre a Rovira en su propia vida profesional, en esta gala tiene un doble papel: el de nominado como mejor actor revelación, por el filme Ocho apellidos vascos, y el de presentador. "No voy a dejarlo todo por el cine, soy carne de escenario", ha señalado durante una entrevista.

La entrega de los galardones más importantes del cine español tendrá lugar el próximo sábado 7 de febrero en el Auditorio Príncipe Felipe de Madrid y, al igual que otros años, no faltarán buenas dosis de humor, ni tampoco las "sorpresas", tantas que es posible que se pueda ver al actor bailar e incluso cantar, tal y como ha confesado.

Pero esto es solo una "posibilidad", según recalca. "Hay un primer boceto del guion, pero hay cosas que se cambian las últimas semanas y aspectos que se pulen incluso en la misma gala". Eso sí, no faltarán en ningún caso "mucha comedia" y "mucha música", "dos hilos conductores fantásticos".

Tampoco se echará de menos referencias a los protagonistas de la noche y, según adelanta, habrá "muchas caras conocidas del mundo del cine", tanto en la entrega de premios como en el resto de la gala, con el fin de conseguir el éxito en esta 29 edición de los premios. "Mi prioridad va a ser divertirme, he comprobado que eso desencadena diversión en el público", ha añadido.

Crítica de "humor blanco"

Rovira es consciente de que este año habrá muchas cosas que celebrar: el cine español consiguió en 2014 un 25% de cuota de pantalla y la película más vista fue, precisamente, la cinta que ha protagonizado junto a Clara Lago. Sin embargo, ha precisado que el hecho de que haya sido un buen año no significa que no puede haber quejas.

"¿Cuántas películas se han hecho este año? Han triunfado unas pocas, se han hecho menos de lo normal y se están abaratando los sueldos", critica el actor, aunque admite que "la crisis de talento y de ideas no ha llegado" al séptimo arte: "El cine español es como un animal herido, cuando está amenazado y herido es cuando más peligroso es".

Por ello, admite que también habrá críticas, aunque de un "humor blanco", alejado de la "crítica voraz" de anteriores ediciones. "Otros años se ha hecho de otra manera y no funcionó mucho", ha dicho.

En este sentido, y preguntado por la intención del ministro de Educación, Cultura y Deporte, José Ignacio Wert, de acudir a los premios, Rovira ha indicado que quiere que el ministro esté en esta gala. "Que el año pasado no viniera no es entendible ni justificable, es el ministro, esto es una fiesta del cine y el cine es cultura", ha destacado. No obstante, añade que, "independientemente de lo bien o mal que lo esté haciendo", no está "a favor de los linchamientos".

"Desilusión" por 'Ocho Apellidos Vascos'

Ocho apellidos vascos, el filme más taquillero de la historia del cine español, cuenta solo con cinco nominaciones en los Goya: mejor canción original, mejor interpretación masculina de reparto, mejor interpretación femenina de reparto, mejor dirección de fotografía y mejor actor revelación, en la que compite Dani Rovira, quien ha admitido sentir cierta "desilusión" porque esperaba que la película hubiera aparecido en otros apartados.

Tristemente los académicos no terminan de ver la comedia como un arte merecible de premios por regla general"Tristemente los académicos no terminan de ver la comedia como un arte merecible de premios por regla general", ha señalado el actor, para quien ha sido "decepcionante" que la cinta no opte a premios en otras categorías como mejor película, mejor guion, mejor dirección y mejor actriz protagonista.

"Creo que Ocho apellidos vascos tendría que tener una mención especial porque ha sido el germen y el acicate de algo muy bonito este año. Parece que los académicos hubieran castigado a esta película. Es una cinta que ha emocionado a España entera, muy mala no será", ha destacado, aunque también subraya que la taquilla conseguida ya ha sido "un sueño".

El rodaje de la segunda parte de esta comedia arrancará en abril, un proyecto que el actor espera con ganas, aunque es consciente de que es "difícil" acercarse al mismo éxito que se consiguió en 2014, aunque "a poco que se llegue a la mitad ya será un éxito". "Se echó toda la carne en el asador en la primera, la responsabilidad de Diego San José y de Borja Cobeaga está siendo muy heavy. Son unos cracks, pero cuando se ha hecho una circunferencia perfecta, repetir eso es complicado".