Terele Pávez, mejor actriz de reparto
Terele Pávez ha conseguido, a los 74 años, su primer Goya como mejor actriz femenina de reparto por su aterradora mesonera Maritxu, en Las Brujas de Zugarramurdi de Álex de la Iglesia. GTRES

Amparo Baró iba a ser la madre de Carmen Machi en La puerta abierta, pero la enfermedad que finalmente le costó el jueves la vida, a los 77 años, impidió su deseo y fue ella misma la que decidió que la sustituyese su amiga Terele Pávez en el último trabajo en el que participó.

La puerta abierta es la historia de una hija y una madre prostitutas, en la que Asier Etxeandia tiene el papel de la transexual Lupita. "Esta película la escribí para Amparo y para Carmen. Llevábamos un año ensayando con Amparo, con pruebas de peluquería y vestuario, con ella enferma ya, pero no sabíamos que lo estaba tanto y que el desenlace iba a ser tan rápido", ha explicado este viernes Marina Seresesky, directora de la película y compañera de la actriz en el reparto de Agosto, su último trabajo teatral.

Llevábamos un año ensayando con Amparo, no sabíamos que estaba tan enfermaEl día antes de morir la directora fue a visitarla al hospital donde falleció y se "quedó tranquila" porque sabía que el proyecto quedaba "en buenas manos" y porque "Terele era una gran amiga", ha relatado Seresesky. "Esperamos hasta el último momento, para no agobiarla y, por suerte, Terele accedió a hacer la película, pero ella estuvo siempre muy cerca del proyecto".

Empezaron el rodaje de la película la semana de Navidad, pero la actriz catalana ya estaba "muy dolorida" y el 31 de diciembre decidieron "hablar con Terele". "Amparo me decía 'no voy a poder hacerlo' y fue la que me propuso que llamara a Terele, que también estaba en mi cabeza, claro, porque es una grande y el personaje le va, pero que fuera ella quien me lo dijo y eso me dejó tranquila", ha comentado.

La idea de la película surgió a partir de su trabajo con Machi y Baró en Agosto, la última obra de teatro de la fallecida, estrenada en el Centro Dramático Nacional (CDN) en diciembre de 2011. "Nos hicimos muy amigas y me pidieron que les escribiese algo y lo escribí pensando en ellas como protagonistas. Hicimos muchas reuniones y en ellas hablamos de la vida y del proyecto", ha apuntado.

"Es una comedia dramática, en la que ellas manejan muy bien esa doble cuerda", ha explicado Seresesky. A la película solo le falta "un día de rodaje" y su ilusión sería que pudiera presentarla en el Festival Internacional de Morelia (México) y en el de San Sebastián. En cualquier caso, ha añadido la directora, la película estará dedicada a Baró.