Las tres crías de chihuahua han nacido sin las patas delanteras debido a un tratamiento de fertilización al que fue sometido la madre y que ha provocado esta mutaciones genéticas en los cachorros.

Un centro de Nueva York se encargará ahora de sacarlos adelante. Las asociaciones de defensa de los animales han emprendido una campaña para poner fin a estas prácticas.