El ex presidente del Gobierno José María Aznar acusó este viernes al PSOE de "deslealtad" por reunirse con Batasuna en más de veinticinco ocasiones desde 2002 , y consideró una "indignidad" que los socialistas digan que siempre han sido "leales".

Aznar se dirigió de este modo a las ochocientas personas que llenaban el recinto de la Feria de Muestras de Ferrol, en donde aseguró que mientras firmaba la Ley de Partidos, el PSOE se reunía con Batasuna.

A mi no me pagaban para ser simpático, sino para gobernar España

Para el ex presidente, "no hay mayor ejemplo deslealtad" que firmar la ley y estar sentado con "terroristas". "Ese es un desleal", dijo y afirmó que tendrá que ser el PP el partido que continúe la historia de España con políticas "serias y no con sonrisas baratas".


Según José María Aznar, en estos momentos "difíciles" que vive España, el PP logrará "enderezar" el rumbo histórico del país, ya que un Gobierno además de ser "leal", debe ser "competente y eficaz", y eso es algo que depende de la "convicción y de la determinación" de la gente que apoya al Partido Popular.

Aznar acusó al PSOE de "romper" todos los consensos sobre los que se construyó la transición en España, desde la organización territorial hasta la política antiterrorista.

En busca del "Gran presidente"
Sobre este tema, el presidente de honor del PP recordó que durante su etapa en el Gobierno, a pesar de los "errores", el objetivo era "derrotar" al terrorismo. "Y lo hicimos con la ley en la mano", aseveró.

Aznar declaró que las últimas municipales, en 2003, fueron las más "bonitas y limpias" porque los terroristas no pudieron presentarse, ya que eran "ilegales y estaban fuera de la ley", dijo.

En cuanto a la organización territorial, el ex presidente español consideró que el Estado "no se puede gobernar descubriendo cada día una nación en cada campanario del país", porque, según dijo, así no se construye el futuro.

Aznar aseguró que lo que "más ambiciona, de todo corazón y con toda sinceridad" es que España tenga un "gran presidente" y que Mariano Rajoy sustituya al "peor presidente" de la democracia española.

"Mejorar al actual no es difícil
. Pero no vamos a regatear ningún mérito, aunque entre todos tenemos que ayudar a solucionar la situación difícil y comprometida para el país", aseveró.

Para José María Aznar la pregunta hoy es por qué el Gobierno ha roto los consensos "básicos" del desarrollo de España, que "han saltado por los aires". Por qué en vez de hablar del futuro se dedican a remover tumbas y a hablar de la Guerra Civil, se preguntó. "¿Por qué enfrentan a los españoles?"

El ex presidente aseguró que escucha con "envidia" al presidente de Francia, Nicolás Sarkozy, decir "amo a Francia". "Y lo hago con envidia porque cuando le escucho a Zapatero decir que no sabe si existe una única nación, cómo se puede gobernar algo en lo que no se cree".

Siempre presente en su partido
Según Aznar, nadie creería hace tres años y medio lo que está sucediendo en España, "pero pasó", dijo y ahora España está perdiendo años "vitales para el futuro".

Aznar se despidió con humor de los asistentes al mitin ferrolano, ya que, según dijo, los que decían que era una persona "sequerona y antipática" se equivocaban. "Soy una persona encantadora". "A mi no me pagaban para ser simpático, sino para gobernar España", declaró.

Antes despedirse, el ex presidente español reconoció que no está en "primera línea", pero para el deleite de los asistentes que coreaban "presidente, presidente", aseguró que en los asuntos "importantes" del partido y del país, su voz se oirá.